COMPRAS RESPONSABLES VS GASTOS RESPONSABLES

Bolsas

SON CONCEPTOS DISTINTOS, PERO A TU BOLSILLO LE INTERESA MÁS EL SEGUNDO DE ELLOS

Cuando nos acercamos a épocas de elevado consumo como las rebajas, las compras navideñas o esta nueva revolución que se llama el 'black friday' y que inventaron en EEUU para deshacerse de los inventarios antes de la Navidad, algunas entidades nos recuerdan la importancia de las compras responsables.

Sin embargo, compras responsables no es lo mismo que gastos responsables o, dicho de otro modo, comprar con responsabilidad no es lo mismo que gastar con responsabilidad.

Ya lo dice la wikipedia, "Consumo responsable es un concepto defendido por organizaciones ecológicas, sociales y políticas que consideran que los seres humanos harían bien en cambiar sus hábitos de consumo ajustándolos a sus necesidades reales y optando en el mercado por opciones que favorezcan la conservación del medio ambiente y la igualdad social".

¿Qué es un gasto responsable?

La mejor definición de gasto responsable es la de "tomar decisiones de consumo ajustadas a una planificación financiera que provenga de un análisis de tu realidad financiera personal o familiar".

Aquí vamos a desarrollar un poco más el proceso de toma de decisiones y la necesidad de reflexionar primero y de valorar después si podemos permitirnos una compra determinada.

Porque si hemos planificado con antelación estas fechas, tendremos presupuestada la cantidad de dinero de que disponemos para ellas y una lista real de los bienes y servicios que más necesitamos o nos apetecen.

Financiación

El problema no es si tengo o no crédito en la tarjeta para darme un capricho. La cuestión es si puedo darme ese capricho dentro de una planificación financiera. Si he hecho los deberes los meses anteriores mis finanzas no sufrirán por un capricho; es más, estarán preparadas para ello.

Y lo relevante no será tampoco cómo pagarlo, porque incluso eso lo tendremos bajo control.

El consumo inteligente es saber el porqué del gasto que se hace después de haber establecido las prioridades de las cosas por su nivel de necesidad. Ya no se trata de preguntarte en la misma tienda si realmente lo necesitas, sino de salir de compras con la idea de qué es lo que realmente necesito y cuánto y cómo lo voy a pagar.

Es más, salgo de compras sabiendo qué necesito y a qué precio es una buena compra porque he hecho los deberes antes y lo tengo todo atado.

José Julián Martín Toledo

actualidad económica economía doméstica ahorro ahorrar finanzas financiación consejos financieros consejos jose julian martin toledo