CONSEJOS A LA HORA DE SOLICITAR UN PRÉSTAMO

calculadora lapiz

A la hora de solicitar dinero lo importante es saber cuánto necesitas, cuánto tiempo precisas para amortizarlo y si estás en condiciones de devolverlo. A partir de aquí podemos dar el siguiente paso, que es el de conocer el mercado: a quién solicitar un crédito.

En qué fijarse para poder comparar

Existen cinco aspectos clave para elegir el préstamo más adecuado para nosotros: tipo de interés, TAE, cuota, plazo y comisiones. Quizás el más importante sea el tipo de interés, el precio que nos cobran por dejarnos ese capital, pero no es un dato comparable. Hay un interesante vídeo de Gonzalo Bernardos que explica el tipo de interés nominal frente al tipo efectivo (TAE o tasa anual equivalente). Es éste: ¿Qué es la TAE?

El interés puede que no cambie demasiado de una entidad a otra, por lo que el dato a vigilar es el TAE que nos dan para un préstamo de un importe, plazo y cuotas determinados, en términos anuales y con las comisiones ya incluidas.

El siguiente punto a controlar son las cuotas mensuales. Esto es muy importante porque nos indican si podemos o no asumir el compromiso en el plazo estimado. Con productos a tipo fijo, las cuotas no varían durante toda la vida del préstamo y permiten una comparación 'pelo a pelo' de dos o más opciones, lo que siempre resulta más fácil que mirar los tipos de interés, la TAE y las comisiones.

Este cálculo anterior de las cuotas nos permite valorar si reduciendo el plazo podemos ahorrar. Cuanto más corto sea el plazo, menor el interés que pagaremos. Sin embargo, a veces es conveniente pagar más meses, pero llegar a las cuotas más desahogados.

Existe la opción de cambiar las condiciones del préstamo una vez que ya hemos empezado a pagar, pero entran otra serie de comisiones que pueden echar por tierra la amortización adelantada del capital.

Principales comisiones de un préstamo

Se aplican principalmente tres tipos de comisiones:

Las de estudio, que son las que realiza la entidad para decidir la viabilidad de la operación (suponen un porcentaje del importe total).

Las de apertura, que incluyen los servicios por formalización del contrato (también suponen un porcentaje del total).

Y las comisiones por cancelación o amortización anticipada, que los consumidores desconocen y que pueden dar más disgustos. Son las que nos cobran por adelantar dinero o cancelar el préstamo antes de tiempo. Varían a partir del primer año, pero son penalizaciones. En préstamos largos conviene conocerlas antes de firmar.

Cuidado con...

Antes de decidirse, compare los tipos de interés nominales y, si tiene claro el importe y los plazos, el TAE y las cuotas que le resulten.

Procure evitar las garantías adicionales (avales que implican a otra persona) y los productos vinculados.

Lea detenidamente lo que firme y pregunte lo que no entienda. Póngase en lo peor y valore si puede permitirse la operación. No contrate si no está seguro de poder devolverlo.


préstamo cuotas comisiones importe amortización condiciones claves tipo de interés TAE plazo entidad