HIPOTECA: ¿FIJA O VARIABLE?

casa balancin

Aunque la mayoría de las hipotecas (el 90%) que se escrituran en nuestro país tienen un tipo de interés variable, las entidades también disponen de préstamos a tipo fijo. Saber las ventajas e inconvenientes de ambas opciones es una clave importante para poder elegir mejor entre una y otra.

Básicamente, con la hipoteca a tipo fijo, el ahorrador se garantiza pagar el mismo tipo de interés durante toda la vida del préstamo. Mientras, con la hipoteca a tipo variable, el ahorrador sufrirá cambios en el tipo de interés que se aplica a su préstamo según los plazos acordados en el contrato (semestral o anual, normalmente).

Conviene saber que si no preguntas en tu entidad, lo más probable es que te expliquen las condiciones de una hipoteca a plazo variable, pues ya decimos que son las más comercializadas. O bien, que te ofrezcan de las dos opciones la que más convenga a los objetivos de la sucursal o a la política comercial de la entidad financiera.

Las dos claves para decidir la conveniencia de un préstamo hipotecario son el plazo y los ingresos.

Hipoteca a tipo fijo

La hipoteca a tipo fijo se contrata con un interés constante para toda la vida del préstamo, con lo que la familia sabe el importe mensual que ha de abonar todos los meses. El tipo fijo conviene a esas familias que tienen unos ingresos estables y elevados y pueden amortizar el crédito hipotecario en un plazo más corto.

Su prioridad es evitar los vaivenes en las mensualidades y prefieren pagar un poco más y evitarse la incertidumbre de qué harán los tipos de interés durante la vida del crédito. Igualmente, son personas que no esperan que sus ingresos familiares suban mucho los próximos años.

En ciclos de mercado en los que los tipos de interés (precio oficial del dinero medido por el Euribor) son bajos, estas hipotecas tienen la ventaja de que el ahorrador evita la probable subida de los tipos. Un pensionista o un funcionario, puede sentirse atraído hacia este producto financiero que no suele recomendarse en plazos superiores a diez años.

Hipotecas a tipo variable

Las hipotecas a tipo variable se contratan con el Euribor como referencia más un diferencial fijo para toda la vida del préstamo. De esta manera, si el precio oficial del dinero sube, en cada revisión de los tipos a aplicar, el préstamo crecerá en la medida en que lo haga el Euribor.

Son hipotecas de mayor riesgo dado que no sabemos cuál será el nivel del Euribor en los próximos años. Lo lógico es pensar que con los tipos de interés en mínimos históricos, una hipoteca a tipo variable que se contrate hoy sólo puede subir. Sin embargo, para una familia joven que estima que sus ingresos van a crecer en los próximos años, ésta es su hipoteca.

Su apuesta es la de pagar menos al principio y confiar en que los ingresos suban durante los años siguientes más de lo que lo hagan los tipos de interés. Son normalmente hipotecas a más de diez años.


hipoteca préstamo variable hipotecas ingresos euribor pagar ahorrador crédito plazos opciones entidad hipotecario