QUÉ SON LAS RENTAS VITALICIAS

Rentas vitalicias

DESCUBRE SI TE INTERESA CONTRATAR UNAS RENTAS VITALICIAS

Las rentas vitalicias son un producto financiero que se basa en asegurar un capital a la hora de la jubilación para poder distribuirlo periódicamente en forma de renta -normalmente mensual- tras el retiro laboral.

En este producto el usuario abona una prima única a una compañía, normalmente aseguradora, que estudia la expectativa de vida del ahorrador, su edad y su sexo y conforme a estos parámetros calcula una renta vitalicia para toda su vida. La compañía gestiona el capital y el usuario se limita a recibir esa renta cada mes, trimestre o semestre, tal y como hayan acordado.

Para el ahorrador es muy útil porque cambia un capital y su gestión por una paga periódica, con lo que se desentiende de toda la parte financiera tras la jubilación. A partir de ese momento, recibirá la pensión pública que le corresponda y la renta vitalicia pactada. Esa será su renta disponible para el resto de su vida.

Modalidades de rentas vitalicias

Este producto financiero ofrece tres posibilidades de disfrute: modalidad de capital cedido, modalidad de rentas constantes o capital reservado y modalidad mixta.

En la de capital cedido, no se puede rescatar nada del capital hasta el fallecimiento del asegurado, que a cambio obtiene una renta vitalicia más alta. No hay nada que heredar.

En la forma de rentas constantes, la renta es menor porque se puede cancelar el seguro cuando así se decida obteniendo el valor de mercado de dicho producto y, en caso de fallecimiento, los beneficiarios obtienen el 100% de la prima.

Por último, la modalidad mixta es una mezcla de las dos anteriores, pues se cede sólo parte de la aportación a la compañía. De esta manera el rescate sería posible en cualquier momento, pero su valor será el que marque el mercado entonces y en caso de fallecimiento, los beneficiarios sólo reciben un porcentaje de la aportación.

Ventajas e inconvenientes

En cierto modo, este producto interesa a las personas que quieran desentenderse de la gestión de sus finanzas y que dispongan de un capital elevado para poder obtener una prima única elevada.

El hecho de que se trate de un seguro aporta la ventaja de que se pueda heredar por el cónyuge en caso de fallecimiento del titular, con lo que las rentas pasarían al disfrute de la pareja o a los herederos que él decida.

Del mismo modo, un padre puede dejar en herencia este seguro al hijo que quiera o que más lo necesite, si se diera el caso de hijos discapacitados, que también pasarían a recibir unas rentas en vez de un capital. Así, los progenitores podrían descansar sabiendo que dejan una renta que facilitará la vida del hijo o hijos que ellos decidan.


rentas vitalicias jubilación ahorro prima capital gestión seguro