SITIOS DONDE ENCONTRAR DIFERENTES OFERTAS DE FINANCIACIÓN

mujer tablet

A la hora de buscar las mejores opciones para contratar un crédito lo tradicional sería recurrir a los bancos y recoger sucursal a sucursal, la información necesaria o bien realizar diferentes consultas telefónicas para el caso de las entidades financieras que operan a distancia. Estas opciones pueden llevarnos días si vivimos en una gran ciudad, y un tiempo impensable si habitamos en una localidad pequeña.

Afortunadamente, con Internet, basta con escribir en tu navegador la palabra crédito para recibir una avalancha de propuestas. No obstante, esto no facilita tanto las cosas como parece. Cada empresa tiene su propia web y la información no se presenta igual en todas ellas.

Sentados en nuestra casa, gracias a Internet nos evitamos los paseos, pero la oferta es tal que podemos acabar con dolor de cabeza antes de tener media docena de ofertas. Sin embargo, hay buscadores específicos para este tipo de productos.

Ventajas de los comparadores

Una de las principales ventajas de estos servicios es la selección previa que realizan de toda la oferta. Un comparador nunca te incluirá la oferta de una empresa que no cuente con las garantías suficientes, porque su negocio es precisamente ese. (A quien solicitar un crédito).

Por otro lado, una firma que no ofrezca públicamente las condiciones de su oferta de manera comparable, tampoco aparecerá en estas web (Consejos a la hora de solicitar un préstamo).

Además, la oferta a través de los compradores es más amplia, pues no se limita a las entidades regionales ni a las que tengan presencia física. Hay firmas que sólo operan por teléfono o Internet. Y otras, realizan ofertas sólo disponibles online.

Por último, el usuario puede personalizar la búsqueda y obtener exactamente la respuesta del mercado y, sobre todo, gestionar la solicitud directamente online desde la plataforma.

Desventajas de los comparadores

Un punto a tener en cuenta es que los comparadores no asesoran. Responden a tus preguntas, pero si tus cuestiones no son las correctas, las respuestas tampoco lo serán.

Otra idea importante es que la oferta de una misma empresa en distinto comparador puede cambiar. Lo ideal sería utilizar dos o tres comparadores para estar seguros de que hemos mirado toda la oferta.

Por último, los comparadores pueden no ser objetivos. Pueden tener acuerdos comerciales con algunas firmas y ofrecer productos que dejen más comisión o margen en detrimento de otros que les resulten menos interesantes a ellos.

En conclusión...

Los comparadores de productos financieros pueden resultar una buena opción, pero no la panacea universal. Mirar en varios de ellos nos permitirá saber qué nos ofrece el mercado y en qué condiciones. Sin embargo, conviene recordar que los comparadores son máquinas programadas para unas tareas concretas nada más. Para algunas decisiones financieras importantes puede ser conveniente tratar con personas.


oferta comparadores internet empresa productos crédito condiciones firmas online mercado comparador ofertas entidades financieras sucursal