CÓMO BAJAR EL PRECIO DE MI SEGURO DE HOGAR

Bajar seguro del hogar

CONSEJOS PARA REDUCIR EL COSTE DEL SEGURO MULTIRRIESGO POR CONTINENTE Y POR CONTENIDO

Por lo general, podremos tener complicado contratar un seguro si nuestra vivienda está aislada de un núcleo urbano, en estado de ruina o deshabitada, tiene más de cien años, se dedica a actividades profesionales o mercantiles, es una vivienda prefabricada, está construida a base de madera o fuera de nuestro país.

Si nunca hemos tenido seguro antes, podemos utilizar comparadores online para encontrar el más económico, pero siempre es mejor negociar con varias compañías directamente y establecer las coberturas que queremos tener para poder comparar bien entre las ofertas.

La mejor opción para encontrar un seguro barato es preguntar primero en la compañía en la que tengamos otros seguros (coche, vida, salud, etc.) o en la que tengamos contratado el seguro la comunidad de vecinos. Conviene también pagar de forma anual y estudiar si compensa contratarlo por Internet.

Rebajar el precio por el continente

El continente en un seguro de hogar es la vivienda en sí, su estructura física y dimensiones y se ha de tasar por el precio de reconstrucción, no el de compra, por lo que es muy conveniente comprobar bien el valor real de construcción que fijamos en el seguro.

Toda la información que podamos dar sobre la situación del inmueble y los cambios que sufra pueden jugar a nuestro favor. Debemos valorar también la probabilidad de daños por la meteorología o incendios (cercanía de un bosque) para decidir las coberturas.

Las reformas que llevemos a cabo en la vivienda o la comunidad y que reduzcan los riesgos de daños o mejoren el valor del inmueble, pueden ayudarnos a reducir el precio del seguro (vigilantes, ascensores, mejoras en la conducción de aguas, en los sistemas eléctricos, etc.).

Rebajar el precio por el contenido

El contenido de la vivienda es todo aquello que está dentro de la misma (muebles, joyas, electrodomésticos, etc.) por lo que mejorar las medidas de seguridad reduce el precio del seguro (alarmas, rejas en las ventanas, puerta acorazada, detectores de humo, caja fuerte, etc.).

Lo ideal es decidir qué contenido quieres cubrir y notificárselo a la aseguradora. No vale lo mismo asegurar muebles estándar, muebles antiguos o a medida, electrónica o joyas, y guarda las facturas de lo que asegures para justificar su precio de compra. El post sobre ‘Seguros del hogar: qué hacer si te roban’ puede ser de tu interés, si quieres leerlo, haz click aquí.

Asegura, por tanto, lo que estimes que puedas necesitar. Si eres un manitas no necesitas el servicio de bricolaje y si no eres un geek, puede que tampoco el de asistencia informática. Sí puedes meter a tu mascota y asegurarte la cobertura en caso de accidente o fallecimiento, por ejemplo.


segurohogarviviendamultirriesgocontinentecontenidocoberturascontratarpreciorebajardañosmueblescomunidadinmueble