CÓMO EDUCAR A NUESTROS HIJOS PEQUEÑOS A ADMINISTRAR SU DINERO

Ayuda a tus mayores a llevar bien sus ahorros

CLAVES PARA INICIAR A LOS MÁS PEQUEÑOS EN LA EDUCACIÓN FINANCIERA

La mejor forma de enseñar a nuestro hijos a administrar su dinero es hacerles responsables de una pequeña cantidad para que practiquen. Eso es algo que todos tenemos asumido, pero que no siempre hacemos correctamente.

Una de las primeras decisiones que tomamos con respecto a las finanzas de nuestros hijos es la de abrir una cuenta bancaria para que guarden su dinero aunque no sean conscientes de ello.

Del mismo modo, para cantidades más pequeñas, les regalamos una hucha o monedero en el que guardar sus primeras monedas. Esta es su toma de contacto con el dinero y la única que realmente les enseña a administrarse; su primera relación con la educación financiera.

Primeros pasos

En el colegio y en casa deben aprender a distinguir las monedas y billetes de curso legal y a controlar los cambios. Normalmente, les dejamos pagar pequeñas compras para que se vayan habituando a las sumas y restas y a conocer el recorrido del dinero.

Lo ideal en cuanto empiecen a pedir caprichos es que todos (padres, abuelos y demás) les asignemos una paga semanal para que se vean en la obligación de elegir entre consumo inmediato o ahorro (aprender a ahorrar y a usar bien el dinero) y que no vean la cartera de papá o el abuelo como una bolsa abierta en todo momento para ellos.

Es muy habitual que nos vean pagar con tarjeta y asuman que el plástico todo lo puede. Es importante explicar entonces las formas de pago y que también las tarjetas tienen un límite y unas condiciones de uso.

En este momento es cuando pasamos a la parte difícil de la ecuación, el coste del dinero. Hay que enseñarles que ese dinero es un bien que no crece en los árboles y que hay que ganárselo con alguna tarea o acción.

Cuando el capital aumenta

Normalmente, el dinero que les va llegando a los peques en cifras más elevadas de las que pueden y deben gestionar acaba en una cuenta bancaria. Sin embargo, hay que explicarles tarde o temprano que tienen dinero en un banco, que deben ser ellos los que lo lleven allí y por qué ese dinero no se debe tocar.

No es bueno en mi opinión que nos peques sepan de cuanto disponen en realidad porque se pueden ir de la lengua sin querer, pero han de entender que su banco es otra hucha y deben ir a ver la entidad y abrir las cartas que les lleguen aunque no las entiendan.

A partir de aquí, hay que explicarles que ganan dinero por no tocar su dinero (intereses) y que 'podrán' disponer de todo lo que han estado ahorrando en el banco a partir de los 18 años -si les autorizamos a ello.


administrar dinero pequeños hucha paga consumo ahorro coste cuenta bancaria