CÓMO LLEGAR MEJOR A FINAL DE MES

Final de mes

MANUAL DE CHOQUE PARA SOBREVIVIR A UN MAL MES

Como ya hemos ido explicando en otros post, la economía familiar funciona bien si se asienta en cuatro principios básicos como son: el conocer la situación financiera, establecer un presupuesto, tener un fondo de emergencia y gestionar las deudas.

Para empezar la casa por los cimientos, lo más importante es saber con qué dinero contamos cada mes de forma realista y sincera, así como establecer los gastos fijos y los variables. Con todo ello, podremos elaborar un presupuesto mensual al que ceñirnos.

Además, con el control financiero realizado podremos acumular un fondo de emergencia para que un imprevisto no nos desbarate el presupuesto o que nos ayude a afrontar deudas que hemos ido acumulando y que debemos tratar de eliminar o reducir lo antes posible.

Ideas clave para controlar tu dinero

El primer tema clave para llegar mejor a fin de mes es el de controlar tu economía, y la primera condición para superar un mal mes es la de gastar menos de lo que se ingresa.

Un mal mes puede no serlo tanto si contamos con un fondo de emergencia. Empezar a constituir una hucha es la primera tarea. Para ello, hay que obligarse a destinar una parte de los ingresos al ahorro.

Del mismo modo, un mal mes puede llegarnos también por una acumulación de deudas. Eso se evita con planificación. Las deudas primero; los gastos fijos después y los gastos extra, cuando se pueda.

Con voluntad se supera el problema más urgente, pues siempre hay margen para recortar algunos gastos. Además, hay que revisar el plan cada cierto tiempo para adaptarlo a los cambios.

Pequeños trucos para superar el mes

Compara precios y compara tiendas. Si no sabes cuánto vale una cosa, infórmate antes de comprarla y valorara si a ese precio merece la pena.

Llévate la lista de la compra cerrada y déjate de caprichos. Recurre a las marcas blancas y mira sólo las promociones que te supongan ahorro real. Una buena compra te puede permitir comprar algo para ti (capricho) si has sido capaz de ahorrar en todos los demás productos. Tener una pequeña indulgencia como premio por no alcanzar el gasto establecido en el presupuesto puede ayudarte a asumir mejor el ahorro en otras cosas.

Hazte repetidamente la pregunta de si realmente lo necesitas cuando te venga una duda. Que un producto esté barato o en oferta no significa que debas o puedas adquirirlo. Si no está en la lista de necesidades del mes, no se compra.


presupuesto emergencia gastos imprevisto mensual deudas dinero hucha ahorro