CÓMO TE AFECTA LA PSD2, LA NUEVA DIRECTIVA EUROPEA SOBRE SERVICIOS DE PAGO

PSD2

ESTA NUEVA DISPOSICIÓN REGULA EL ACCESO A TUS CUENTAS BANCARIAS POR PARTE DE TERCEROS

El día 13 de enero entra en vigor la PSD2 (Payment Service Directive 2), la nueva directiva europea en materia de pagos que pretende constituir un mercado de pagos europeo más integrado y eficiente, así como fomentar la innovación en la industria financiera y hacer que los pagos sean más fáciles para los clientes.

Es muy probable que te haya llegado una carta desde tu entidad financiera en la que te lo explica todo, pero te lo exponemos aquí para que te sea más fácil de comprender, pues se centra en aquellos contratos de servicios de pago que tengamos contratados con nuestra entidad financiera.

Lo más relevante de la PSD2 es que regula el acceso a tu cuenta por parte de terceros. Esto significa que permite, previa autorización del cliente (nosotros), que nuestro banco o caja dé acceso a terceros a las cuentas de pagos que tenemos -tanto los ciudadanos como las empresas- dentro de la Unión Europea. También permite que un comercio pueda ejecutar órdenes de pago en nombre de un cliente contra cuenta o tarjeta.

¿En qué se traduce todo eso?

Según la Unión Europea, en más seguridad y una mayor competencia. La PSD2, además de garantizar las medidas de seguridad que promueven los pagos electrónicos dentro de Europa, consigue que haya más competencia y que nuevos jugadores entren a ofrecer servicios de valor añadido sobre el mundo de los datos. Por otro lado, otorga la opción a los clientes de controlar perfectamente quién tiene acceso a sus cuentas de pago y cómo se accede a ellas.

La PSD2 exige unos requisitos reforzados de seguridad que harán que, para la mayoría de los pagos electrónicos, se requiera la autenticación de dos factores. Esto implica que los usuarios tendrán que proporcionar dos de tres pruebas posibles para llevar a cabo una transacción: algo que tienen (una tarjeta de débito); algo que conocen (un PIN); y algo que son (una huella dactilar o la lectura del iris).

PISP y pérdidas por robo o extravío de medios de pago

Además, surge la figura del PISP (Payment Initiation Service Providers) que aportará una nueva modalidad de pago seguro, al concebir el pago como una acción push desde la cuenta del emisor a la del receptor, en contraposición al pago pull de las actuales tarjetas (la tienda solicita el cobro al emisor del pago), según explican en Everis.

Por último, en las pérdidas derivadas de operaciones no autorizadas debidas al uso de un instrumento de pago extraviado o robado, o de la apropiación indebida de un instrumento de pago con anterioridad a la notificación, el cliente soportará hasta un máximo de 50 euros.

El cliente no soportará las pérdidas si no puede detectar la pérdida, el robo o la apropiación indebida de una instrumento de pago antes de realizar un pago, salvo cuando haya actuado fraudulentamente o la pérdida se deba a la acción o inacción de empleados o cualquier agente, sucursal o entidad de un PISP al que se hayan externalizado actividades.


PSD2directivamedio pagoinformaciónórdenes de pagoclientes