DOWNSIZING, O CAMBIAR TU CASA POR OTRA MÁS PEQUEÑA PARA OBTENER DINERO

Downsizing

EN UNA CASA MÁS PEQUEÑA NO SÓLO LAS LETRAS, SINO LAS FACTURAS Y LOS IMPUESTOS SON MENORES

En muchos casos, cuando la familia se reduce, la necesidad de espacio en la vivienda también se hace menor y algunas personas se plantean trasladarse a una casa más pequeña para liberar un dinero que pueden utilizar para alcanzar otras metas financieras.

En otros, las personas pueden desear vivir de nuevo en la ciudad o el pueblo que les vio nacer o, trasladarse a una localidad con un clima mas templado o con más vida en las calles (¿Benidorm?). No importa el motivo, detrás de estas buenas decisiones también puede haber unas ventajas financieras significativas.

El downsizing o cambiar tu vivienda por una de menor tamaño puede tener beneficios claros, además de los ingresos que se pueden obtener de la venta de la casa, pues la hipoteca -si la hubiera- sería menor, pero también lo serían las facturas de la luz y los impuestos del tipo IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles).

Así, la diferencia de capital que se obtiene de la venta de una vivienda grande y la compra de una menor permite que ese dinero se destine para mejorar las rentas personales o para ayudar a otros miembros de la familia. Sin embargo, antes de tomar la decisión, hay que hacerse ciertas preguntas...

¿Cómo afectará este movimiento a mi presupuesto?

No se trata sólo de valorar el precio de venta de tu vivienda y el de compra de la nueva descontando impuestos de gastos inmobiliarios. También hay un coste en la mudanza y en la adaptación de algunos muebles, así como en los impuestos que se pagan de más o se ahorran si hay un cambio de comunidad autónoma o ayuntamiento, o el mismo coste de la vida si cambiamos una ciudad grande por otra menor.

¿Y si vendo mi vivienda antes de comprarme la nueva?

En el lapso de tiempo que pase entre la venta de mi vivienda y la compra habrá que vivir en algún sitio de prestado (gratis) o de alquiler (con coste) que también ha de preverse.

¿Se verá afectada mi renta?

Con el cambio de vivienda es posible que también haya otros cambios. Trabajar menos o para otra empresa es una posiblidad; prejubilarse, otra. Por ello, es importante valorar las opciones antes de tomar la decisión y tener claro que la decisión sea la más adecuada. Siempre es importante dejarse asesorar desde un punto de vista legal, fiscal y financiero antes de decidirse para no dejarse partidas sin contabilizar.

¿Dónde puedo invertir el dinero que obtenga con la operación?

Una vez realizada la operación y sabiendo el beneficio a corto plazo que se obtiene de ella, es el momento de valorar qué hacer con lo conseguido. Quizás un caprichito sea una posibilidad, tal vez una ayuda a algún familiar o una hucha para tiempos peores...

Y no nos olvidemos de hacernos o hacerle tres preguntas más a nuestro asesor financiero:

¿Sería más conveniente a largo plazo pagar deudas existentes o invertir para el futuro? ¿Debería considerar la opción de poner parte de ese dinero en rentas vitalicias para compensar mi pensión pública? ¿Qué otras decisiones financieras debería considerar ahora que me planteo una nueva vida en mi nueva casa?


downsizingviviendapequeñagastosletrasalquiler