ENTENDER LA ECONOMÍA SIN SER ECONOMISTAS

factura

PRINCIPALES PALABRAS QUE NOS PERMITIRÁN ENTENDER LA PRENSA ECONÓMICA SIN SER ECONOMISTAS

Para poder entender ciertos conceptos que se manejan en las secciones económicas de los diarios españoles hay que entender la terminología que utilizan. Como ellos no pueden detenerse a explicar los términos imprescindibles para poder adentrarse en esas páginas, aquí resumimos algunos de ellos.

Tipos de interés oficiales:
El banco central de cada país (o la UE en Europa) decide el precio del dinero; o sea, el coste para quien quiera comprar y vender dinero. De este precio dependen los intereses que se cobran unos bancos a otros por prestarse dinero. Y de este mercado interbancario sale el Euribor, que es la referencia para los préstamos hipotecarios.
Tasa de desempleo:
Aunque las instituciones públicas conocen la cifra exacta de desempleados de un país, para los estudios es más útil la tasa de desempleo, pues es la relación porcentual entre el número de desempleados y la población activa (empleable).

Términos sobre crecimiento económico

PIB:
Son las siglas de Producto Interior Bruto. Refleja el valor de los bienes y servicios producidos por un país durante un período de tiempo, generalmente un año. Para los economistas, el PIB es la velocidad a la que crece un país, por lo que se interpreta como la medida de su crecimiento económico.
Deflactor del PIB:
Es una lectura especial del PIB en la que se calcula qué parte del crecimiento económico (PIB) se debe a la inflación o subida de precios. Vendría a ser un PIB más real gracias a esa corrección.
Inflación (IPC):
Siglas de Índice de Precios del Consumo. Este término refleja la variación del coste de la cesta de la compra de una familia representativa durante un período de tiempo determinado (un mes, un año, etc.). Una economía que crece con normalidad debería tener un cierto nivel de inflación que vendría generado por el consumo interno.

Términos sobre problemas económicos

Inflación subyacente:
Es la misma cesta de la que se extrae la inflación, pero de la que se eliminan los componentes más volátiles, como son los precios de las gasolinas, gas, electricidad, etc. y los de los alimentos no procesados, como las frutas y verduras. La lectura de la situación económica es así más estricta que la realizada con el IPC normal.
Deflación:
Cuando una economía no crece la demanda interna cae de tal manera que los precios bajan. Es lo contrario a la inflación y un dato muy negativo. Según los economistas, para que se hable de deflación se tiene que producir un descenso en los precios durante dos semestres consecutivos.
Estanflación:
Cuando en una economía se produce un estancamiento económico (no crecimiento) al mismo tiempo que una subida de precios, se habla de estanflación. Es un problema grave que puede ocurrirles a países que no producen materias primas. Así, un aumento del precio del petróleo puede provocar inflación (importada) en un país que no crece y que cae en estanflación.

tipo de interés tasa de desempleo PIB IPC deflactor inflación deflación estanflación