IRPF EN LA NÓMINA ¿POR QUÉ SUBE O BAJA?

grafico

Uno de los grandes misterios que nos encontramos en nuestro día a día es la composición de nuestra nómina; en particular, la parte destinada a la retención por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Es muy habitual preguntarse por qué nos retienen un porcentaje determinado cuando a un compañero le retienen otro importe distinto o, al cambiar de trabajo, peguntarse por qué la retención ha variado.

La Agencia Tributaria calcula la retención mensual que nos corresponde en función de dos parámetros: salario y tipo de contrato, por un lado, y situación personal, por otro, y se la resta a la nómina como adelanto de lo que nos corresponde en el IRPF.

El objetivo no es pagar más o menos, pues todo se ajusta en la declaración, sino de poder disponer de más dinero para cada mes. Cuanto más bajas sean las retenciones, más alta será la nómina.

Salario y tipo de contrato

La Agencia Tributaria aplica unas tablas de retenciones para el IRPF que vienen determinadas por los tramos de la declaración de la renta para cada ejercicio. Dependiendo del salario bruto anual declarado, el contribuyente entra en una categoría u otra y, conforme a ella, ha de sufrir una retención a cuenta determinada.

En este sentido, el tipo de contrato también afecta a la tributación en la nómina, pues -por ejemplo- los contratos temporales están sujetos a una retención menor.

Estas son las retenciones tras la bajada de julio de 2015:

1. Hasta 12.450 euros: 19%.

2. Hasta 20.200 euros: 24%.

3. Hasta 35.200 euros: 30%.

4. Hasta 60.000 euros: 37%.

5. A partir de 60.000 euros: 45%.

Situación personal y familiar

Para modificar a la baja el porcentaje de las retenciones que se deben aplicar en un caso determinado y que ya hemos visto antes, se utilizan las tablas del mínimo personal y familiar. En ellas, la información relevante es la situación conyugal, el número de hijos a cargo, su edad y su discapacidad (si la tuvieran) así como las personas mayores a cargo del contribuyente.

Dicho de forma más técnica, las tablas de Hacienda reducen las retenciones en la nómina por tener a su cargo ascendientes, descendientes o por la discapacidad del contribuyente o de alguna de las personas que dependen de él o ella.

Conviene recordar que es la empresa es quien tiene la obligación de calcular correctamente las retenciones y de expedir el certificado, pero a cambio, el trabajador tiene la obligación de informar de cualquier variación en su estado que propicie cambios en las retenciones y reflejarlo en el modelo 145.


retencioneseurosretenciónnóminatablascontribuyentesalariocontratopersonasfamiliarobligacióndiscapacidadrentaporcentaje