LLEVAMOS 177 DÍAS TRABAJANDO PARA PAGAR NUESTROS IMPUESTOS. ¿QUIERES SABER MÁS?

Liberación fiscal

TRAS 177 JORNADAS DE PAGAR IMPUESTOS, EL 27 DE JUNIO FUE EL DÍA DE LA LIBERACIÓN FISCAL

Una parte muy importante de nuestros ingresos brutos se destina a los impuestos. Tanto es así, que cerca de la mitad de los días que trabajamos cada año son para cumplir con las obligaciones fiscales.

Pero este año, desde el pasado día 27 de junio, los contribuyentes dejamos de trabajar para el Estado y empezamos a hacerlo para nosotros mismos; es el día que se conoce como el Día de la Liberación Fiscal. Civismo, un think tank, ha calculado los días que hemos dedicado en 2018 a pagar impuestos: 177, uno menos que el año pasado.

Un cálculo curioso

Según el estudio de nuestros ingresos, dedicamos 102 días a pagar las cotizaciones sociales; 35 al impuesto de la renta (IRPF) lo que supone un día menos que el año pasado; 25 son para cubrir los gastos por IVA; 11 son para Impuestos Especiales; y 5 a otros tributos estatales, autonómicos y municipales del tipo IBI, Patrimonio, Sucesiones o Matriculación.

Dado que hay distintos tributos, cada comunidad autónoma una tiene su propio calendario. Así, Ceuta y Melilla son las primeras en las que los contribuyentes se liberan (24 de junio), seguidas de La Rioja (26 de junio) y Canarias, Murcia, Castilla y León, Galicia y Aragón (28 de junio). Civismo también compara lo que los ciudadanos recibimos a cambio de nuestros impuestos. Para hacerlo, compara la distribución del gasto público por partidas presupuestarias y el pago de impuestos por tramos de edad.

¿Qué recibimos a cambio?

Así, el gasto en Protección Social (pensiones, prestaciones por desempleo y otras ayudas) asciende al 16,8% del PIB, seguido del coste de mantenimiento de la Administración Pública, con un 6,1%; Sanidad (6%); Educación (4%); Inversiones (3,9%); y Seguridad, Subvenciones y Cultura, Defensa, Medio Ambiente e Infraestructuras de vivienda, por debajo del 2%.

Por otro lado, los servicios públicos que recibimos en función de la edad aumentan con la llegada de la jubilación. El valor económico de lo percibido pasa de los 6.934,42€ nominales en el tramo de 16 a 29 años a los 22.388,80€ a partir de los 65.

En lo que se refiere a los impuestos, el pago máximo se da en la madurez de la edad laboral (45-64 años), pues entonces supone 15.662,24€ anuales, frente a los 10.449,75€ de los más jóvenes, o los 4.620,31€ de los mayores de 65.

Para terminar, cerca del 80% de los contribuyentes paga más impuestos que lo que recibe hasta la edad de jubilación, momento en el que la situación se revierte.


impuestoshaciendaIRPFfiscalcontribuyentes