LOS JÓVENES ESPAÑOLES FRACASAN EN EL PISA DE LA EDUCACIÓN FINANCIERA

PISA

Los datos del informe PISA 2015 de la OCDE dejan en muy mal lugar a los jóvenes españoles en cultura financiera, pues uno de cada cuatro adolescentes no llega al nivel mínimo de competencia y eso les sitúa por debajo de la media.

Según las respuestas, los jóvenes entienden un documento financiero como una factura, pero no saben explicar los principales productos financieros, diferenciar entre lo que se necesita y lo que se quiere, o tomar decisiones razonadas en el gasto habitual.

España se encuentra en el puesto 10 de los 15 países analizados y solo nos siguen Lituania, Eslovaquia, Chile, Perú y Brasil. Además, hemos retrocedido 15 puntos, hasta los 469 puntos, con respecto al informe de 2012. El primer país del listado es China con 566 puntos, seguida de Bélgica (541), Canadá (533) y Rusia (512).

Por qué este informe

Debido al estallido de la crisis económica en 2008, la OCDE ha creído conveniente hacer un seguimiento de la educación financiera de los jóvenes. Por este motivo, desde el informe PISA 2012 a las preguntas sobre matemáticas y comprensión lectora, se han unido las de finanzas.

El proyecto se explicaba: “la evolución más reciente de nuestra sociedad, caracterizada por la progresiva complejidad de los mercados, de las relaciones financieras entre los individuos y las empresas, y de los propios productos y servicios financieros, está poniendo de manifiesto una creciente necesidad de prestar atención a la educación financiera de los ciudadanos, consumidores y demandantes, actuales o potenciales, de tales productos y servicios”.

La prueba la completaron 48.000 estudiantes en todo el mundo. En España, hicieron la prueba del PISA 2015 un total de 6.736 alumnos, pero solo 1.750 de ellos realizaron la prueba de competencia financiera.

Otras valoraciones

El informe indica que entre los factores para obtener mejores notas se encuentra el hecho de disponer de una cuenta corriente. Sin embargo, los jóvenes que forman parte del 25% más rico de la sociedad obtienen de media 79 puntos más que los que se encuentran en el cuarto más pobre. Es muy relevante que los hijos de inmigrantes obtienen hasta 33 puntos menos. Ante esta situación, es muy importante saber cómo educar a nuestros hijos adolescentes a administrar su dinero.

Esta brecha social también provoca que sean los procedentes de los estratos más bajos de la sociedad quienes peores conocimientos tienen. Por lo tanto, son los más vulnerables a las estafas y a los productos tóxicos.

Sólo un 38% de los jóvenes españoles percibe una paga y uno de cada cuatro obtiene ingresos por hacer pequeñas tareas informales. Además, el 78% de ellos habla de dinero con sus padres todos los meses. El 50% asegura ahorrar todos los meses, el 23% solo cuando tienen dinero de sobra, el 19% cuando quieren comprar algo excepcional y un 4% jamás.


educación financieraPISA 2015adolescentesjóvenesespañolesinforme