POR QUÉ DEBES TENER UN FONDO DE EMERGENCIA

Fondo de emergencia

UN COLCHÓN FINANCIERO NO ES PARA TAPAR GOTERAS, SINO PARA PODER PENSAR EN OBJETIVOS MÁS AMBICIOSOS

La respuesta puede parecer obvia, pero no lo es tanto. Si consideras que tener un fondo de emergencia es sólo para necesidades financieras puntuales, las llamadas 'goteras' que todos sufrimos de vez en cuando, es que te estás quedando a medias.

La verdadera necesidad del fondo de emergencia es un objetivo más ambicioso, pues la idea no es cubrirte las espaldas para imprevistos pequeños (emergencias, pequeñas reparaciones, etc) sino para los más graves o importantes (viudedad, enfermedad, accidentes, desastres naturales, desempleo, divorcio, etc.). Si lo piensas de esa manera, no se trata de unos pocos cientos de euros para pequeños imprevistos, sino de unos cuantos miles para los grandes imprevistos.

Recuerda la frase que ya hemos utilizado antes en esta web: "No ahorres lo que te queda después de gastar... ¡Gasta lo que te queda después de ahorrar!". Warren Buffet. Y recuerda que hay regalos envenenados como algunas herencias, que te pueden suponer a corto plazo un problema económico, y que una 'paralela' de hacienda se ha llevado por delante las finanzas de muchos 'famosos'.

¿Cómo ha de ser de grande?

El tamaño de tu fondo de emergencias depende en gran medida de tu renta y de tu estabilidad. Si dispones de un trabajo muy estable como puede ser un funcionario de alto nivel, puede ser suficiente con tener cubiertas tus necesidades financieras para tres meses.

Sin embargo, si eres autónomo o trabajas en una profesión donde la inestabilidad laboral (despidos) está a la orden del día, tu fondo de emergencia debería cubrir hasta un año de tus necesidades financieras.

Si estás en medio de las dos opciones anteriores, tu fondo de emergencia podría situarse en torno a seis meses de tus gastos mensuales habituales. El post de gestión de gastos te ayudará a verlo más claro, si quieres leerlo, haz click aquí.

Dónde lo tengo guardado

El fondo de emergencias debe estar en una cuenta que sea segura y líquida. Segura, porque no es una inversión que deba generar rentabilidad (no debes asumir ningún riesgo financiero con ella) y líquida, porque no serviría de nada si su disposición es inferior a un par de días.

Para ello nos sirven algunas cuentas bancarias de ahorro o fondos de inversión de mercados monetarios.

Con ella, podremos dedicar una parte de nuestro dinero a la inversión, sabiendo que las espaldas las tenemos suficientemente cubiertas, lo que nos permitirá crearnos una cartera diversificada en varios plazos para maximizar su rentabilidad. Y ese el principal motivo para tener un fondo de emergencia: pensar más allá de un colchón para imprevistos y pensar en el paso siguiente: invertir.


fondo emergenciaimprevistosfinanzasfinancierasmensualesrentanecesidadesinversióngastosrentabilidad