¿POR QUÉ NO DEBERÍAS INVERTIR EN BITCOIN Y DEMÁS CRIPTODIVISAS?

Criptomonedas

LAS POSIBILIDADES DE QUE COMETAS UN ERROR EN ESTE NUEVO ACTIVO SON DEMASIADO ELEVADAS

Existe un gran impulsor para realizar malas inversiones y se llama FOMO o fear of missing out (miedo a perderse la fiesta, en español). Y estamos viviendo esa situación en el mercado de divisas con las nuevas oportunidades que brinda a través de las monedas alternativas, monedas virtuales o criptodivisas, de las que la más conocida es el bitcoin. Además, los nuevos instrumentos financieros permiten invertir en divisas de forma sencilla, sin tenerlas físicamente.

En estos momentos, existen en el mundo más de 1.300 criptodivisas, compitiendo con las demás por ser la más utilizada en el mercado como moneda de intercambio y por ser la que tiene la mejor tecnología detrás. En realidad, las criptodivisas son solo la parte visible de un iceberg que se llama tecnología blockchain o cadena de bloques.

Esta tecnología ha de sentar las bases para una evolución hacia los contratos inteligentes, que permitirán en un futuro cercano descentralizar las operaciones de todo tipo con la misma seguridad o mayor que hoy, pero con mayor velocidad y un menor precio, pues eliminarían a los intermediarios.

¿Quién tiene la mejor tecnología blockchain?

Actualmente, no se sabe. Como en todas las novedades tecnológicas, solo el tiempo dará o quitará la razón. Además, todos sabemos que la tecnología que se quede como estándar no tiene por qué ser la mejor. Sin embargo, el hecho de que algunas criptodivisas hayan nacido con el apoyo de firmas tecnológicas punteras, debería darnos una idea de su capacidad para imponerse a las demás en un futuro.

La primera criptodivisa que salió al mercado, el bitcoin, es la más aceptada en las operaciones y la que tiene más capitalización, es decir, la que vale más. Esto es debido a que cuando los inversores, que no los usuarios, vieron las posibilidades de esta moneda, se lanzaron a comprarla y, puesto que existe un número limitado de bitcoins emitidos, han subido mucho de precio y hoy no son rentables como moneda de compra, por lo que solo se usan como inversión especulativa.

Conviene recordar que la principal ventaja de una criptodivisa es que las operaciones son totalmente opacas, por lo que han recibido un fuerte impulso del mercado negro, desde países con monedas fuertemente inestables y de empresas y particulares que querían evadir impuestos.

Y ahora ¿Qué?

Como el bitcoin 'ha muerto' de éxito, su precio complica mucho la inversión. Por otro lado, los costes por comprar o vender monedas alternativas son elevados y, además, solo unos pocos brokers te permiten comprar realmente algunas de estas más de 1.300 criptomonedas, ya que la mayoría te ofrecen comprar productos derivados (CFDs sobre todo) que no son adecuados para inversores no cualificados.

No olvidemos que una criptodivisa solo es algo virtual, no tiene detrás más que la empresa que la creó y vale lo que estemos dispuestos a pagar por ella. Ningún gobierno ha emitido criptomonedas ni respalda ninguna. Sin embargo, ya hay legislación en contra de las mismas y de su opacidad. Además, si bien la tecnología es segura, sí se han hackeado cuentas depositarias de las monedas virtuales y resulta imposible denunciar el robo de un activo virtual. No está de más, tener en cuenta estos consejos para operar por internet tranquilo.

Hay también muchas divisas alternativas en camino porque, al estar 'de moda’, muchas empresas han decidido emitir este tipo de activos para financiarse. Sin embargo, no debemos comprar algo porque otros hayan ganado con ello. No pasa nada por no tener criptodivisas y la probabilidad de equivocarnos si invertimos en un activo tan complicado es demasiado alta. Tener claros algunos conceptos básicos de inversión riesgo y beneficio nos ayudarán a tomar mejores decisiones con nuestro dinero.


bitcoincriptodivisablockchainCFDtecnologíafomo