QUÉ ME CONVIENE MÁS: ¿AMORTIZAR CAPITAL O TIEMPO EN MI HIPOTECA? 

Hipoteca

LA TEORÍA ECONÓMICA DICE QUE ES MEJOR REDUCIR EL PLAZO... ¿POR QUÉ?

Si le preguntamos a un experto financiero nos recordará que con el sistema francés que se aplica en las hipotecas españolas es más conveniente reducir plazo que cuota porque así se pagan menos intereses en el total del préstamo.

Sin embargo, lo normal es que miremos más nuestra cuota mensual y nos decantemos por pagar menos cada mes (amortizar capital) para tener un poco más de dinero en el día a día.

Si dispones de banca online, puedes utilizar el simulador de amortización de préstamos de tu entidad financiera. En Internet también hay calculadoras de este tipo que te ayudarán a hacer números.

Normalmente, el simulador de tu banco te indicará también las comisiones por amortizaciones anticipadas, lo que resulta muy útil para calcular la operación con casi todas las variables sobre la mesa.

Faltará la opción fiscal, pues si tu hipoteca es anterior a 2013, te puedes desgravar hasta 9.000 euros anuales por persona o 18.000 en declaración conjunta en total (doce cuotas más amortización anticipada). Amortizar más importe, no te compensa por encima de esa cifra.

¿Cómo funciona una hipoteca como la mía?

La cuota mensual se compone de un abono de intereses y de una amortización de capital. Los intereses se calculan sobre el capital pendiente por pagar. De ahí que las cuotas de pago más inmediato tengan porcentualmente más intereses y menos deuda.

Una hipoteca a tipo variable está referenciada al Euribor (más un diferencial) y conviene investigar hacia dónde van los precios oficiales del dinero (Banco Central Europeo) para valorar si la hipoteca va a subir o bajar en las próximas revisiones del préstamo.

Si amortizamos cuota, reducimos el importe neto mensual, pero no reducimos el número de letras a pagar. Por el contrario, si reducimos plazo, mantenemos el importe neto mensual, pero reducimos el número de letras (adelantamos el fin del préstamo).

Ventajas y desventajas de reducir el tiempo o cuota

Al reducir el plazo, el importe total de los intereses que pagamos se reduce mucho, con lo que la operación financiera nos resulta más rentable. Seguimos pagando lo mismo cada mes, pero adelantamos el abono de la deuda. Si tu economía se puede permitir la letra que pagas hoy y esperas que los intereses suban o no lo hagan tus ingresos, esta es tu opción.

En cambio, si reduces cuota en vez de plazo, liberarás dinero para tus gastos mensuales, pero seguirás teniendo una deuda que supondrá más intereses cuanto más tiempo la tengas. Además, te arriesgas a que suba el precio oficial del dinero y con ello, aumente el interés. Es la opción para quienes necesitan pagar menos ahora y creen que sus ingresos mejorarán o que bajarán los tipos de interés oficiales.

Hoy los tipos de interés están en mínimos. No van a subir a corto plazo, pero sí lo harán tarde o temprano. Si no esperas que tus ingresos mejoren mucho en el futuro, deberías reducir plazo.


hipoteca amotización euribor capital plazos desgravación préstamo