ACTIVOS PARA OBTENER UNA RENTA PERIÓDICA

Renta periódica

NI PISOS, NI PLAZAS DE GARAJE. HAY FORMAS MEJORES DE HACERSE CON UNA RENTA ANUAL

Según el Barómetro Mundial de Inversión de la gestora de fondos de inversión británica Schroders 2015, la búsqueda de rentas periódicas se ha convertido en un factor clave para los inversores en este entorno de bajos tipos de interés. De hecho, ocho de cada diez ahorradores españoles planea invertir con vistas a recibir una renta periódica.

Invertir en rentas consiste en seleccionar inversiones que proporcionen un flujo constante de ingresos durante un tiempo determinado.

Los ahorradores se decantaban, antes, por los pisos en alquiler, las plazas de garaje u otro tipo de bienes inmuebles, pero la crisis inmobiliaria ha acabado con esta posibilidad, que ya desaconsejaban los expertos por tratarse de inversiones muy poco líquidas.

Así, las dos mejores opciones para invertir con este objetivo son la renta fija (cupones) y la renta variable (dividendos), bien a través de la compra directa, bien a través de los fondos de inversión. En cualquier caso, el inversor ha de percibir ingresos con independencia del precio del activo en el mercado.

Deuda: a mayor incertidumbre, mayor rentabilidad

La mejor manera de obtener rentas periódicas consistía en comprar bonos públicos de países con la máxima categoría crediticia (AAA) y retenerlos hasta vencimiento. En el ínterim, el bono pagaba el cupón correspondiente (rentabilidad) y a vencimiento se recuperaba el capital total desembolsado.

En otro post anterior, ya hablamos de la mejor forma para comprar deuda a bajo coste. El problema de comprar ahora bonos alemanes, suizos o estadounidenses es que su rentabilidad es negativa; vamos, que no ofrecen nada a sus poseedores.

Esto obliga a invertir en activos de deuda con un mayor riesgo de impago. Es la llamada deuda de alta rentabilidad o high yield.

Empresas de alta rentabilidad por dividendo

La otra opción de invertir en bolsa, buscando rentas es a través de las acciones de empresas que tengan una rentabilidad por dividendo alta. En 2016, dentro del Ibex 35 destacan la petrolera Repsol, la operadora Telefonica, las energéticas Endesa, Enagás y Gas Natural, y la aseguradora Mapfre, todas con una rentabilidad superior al 5% anual.

El riesgo de buscar rentas de esta forma se encuentra en la posible depreciación del valor de las acciones o, cuando menos en su volatilidad, lo que no es aceptable por muchos inversores. Además, algunas de ellas ofrecen un elevado dividendo por acción, pero en script lo que impide crear unas rentas.

Existe una forma intermedia de obtener rentas con un riesgo más controlado y aprovechando la experiencia de un gestor profesional, como es a través de fondos de inversión, tanto de deuda como de bolsa o mixtos, con un poco de las dos, y que resulta la forma más recomendable de hacerlo.


rentaperiódicaanualactivosconstanteingresos