CÓMO CONTRATAR UN SEGURO DE IMPAGO DE ALQUILER

Impago alquiler

DORMIR TRANQUILOS CUANDO TENEMOS UNA VIVIENDA EN ALQUILER TIENE UN PRECIO

Hay muchas personas que invierten en una segunda vivienda para ponerla en alquiler y obtener así unas rentas periódicas, pero que se encuentran con problemas a la hora de cobrar las mensualidades, de afrontar un desahucio o de negociar posibles destrozos en el inmueble.

Para evitarse todos estos problemas, es aconsejable contratar un seguro de impago de alquiler, de manera que por una pequeña cantidad mensual sea una empresa la que gestione todos esos potenciales inconvenientes.

El seguro de impago de alquiler es, básicamente, un seguro de defensa jurídica que te facilita el hecho de reclamar y defender tus derechos como propietario de un inmueble, al mismo tiempo que te permite recibir las rentas impagadas si las hubiera y protegerlo contra eventuales daños o robos causados por el inquilino. Aquí puedes leer más sobre qué hacer con tu seguro de hogar si te roban.

¿En qué consiste y qué coberturas tiene?

Este seguro garantiza la defensa jurídica en relación con la vivienda asegurada, los gastos y perjuicios económicos derivados del impago de la renta por parte del inquilino, y los perjuicios materiales que el alquilado pueda causar en el continente de la casa. Saber qué cubre y qué no cubre un seguro, facilita la contratación de las coberturas adecuadas y ahorra dinero.

Las coberturas del seguro de impago de alquiler son la defensa y reclamación del contrato de arrendamiento, defensa de otros seguros, defensa de la responsabilidad penal, reclamación de daños de origen extracontractual, reclamación en contratos de servicios de reparación o mantenimiento de las instalaciones de la vivienda, defensa de los derechos relativos a la vivienda y asistencia jurídica.

Además, lo que resulta más tranquilizador, el pago de las rentas impagadas por el arrendatario y el adelanto de estos importes no abonados cuando se haya iniciado el proceso de desahucio.

En este último caso, eso sí, debe deducirse antes el tiempo de la franquicia a su cargo y calcularse los límites garantizados.

Cómo funciona y cuánto me cuesta

Que el seguro se quede con los dolores de cabeza que puede provocarte el alquiler de una vivienda tiene un precio y unas condiciones.

La compañía tiene que valorar los ingresos del inquilino y el coste del alquiler mensual que va a pagar. Si la renta supera el 45% de los ingresos del alquilado, puede no aceptar hacerse cargo del seguro. Lo mismo ocurrirá si el inquilino tiene antecedentes de impago.

A partir de estas condiciones previas, el importe a pagar será el resultado de aplicar un coeficiente sobre el total anual de las rentas a pagar por el alquilado.

Dependiendo entonces de la confianza que nos dé el inquilino y del importe que nos cobren las aseguradoras por dormir tranquilos, podemos tomar la decisión de contratar o no el seguro de impago de alquiler.


alquilerimpagosegurorentasproblemasdefensadañosrobos