¿CÓMO GESTIONAR TU PRESUPUESTO FAMILIAR?

familia ordenador portatil

Gestionar el presupuesto de una familia no es muy diferente de gestionar las cuentas de una empresa. Si acaso, más fácil porque el capital es menor y el número de operaciones mensuales, también. Sin embargo, para facilitar a las personas el control de un presupuesto, repasaremos las cinco principales pautas para administrar la economía familiar.

El objetivo último de todo ello es la obtención de un presupuesto realista que nos permita la toma de decisiones financieras a medio y largo plazo.

1.- Una herramienta de registro para los gastos e ingresos. Puede ser una simple libreta, un fichero excel o una app del móvil. Ahora lo que se lleva es lo de la App. Si eres aficionado al móvil y a sus aplicaciones, puedes elegir entre una gran cantidad de ellas, según el sistema operativo que tengas (iOS o Android). Por ejemplo, puedes probar Fintonic, Myvalue, Money Lover, Coinkeeper o Monefy.

2.- Graba la información que necesites. Si te has decantado por la App, ella misma te dirá cómo hacerlo y te marcará las pautas. Si te has decantado por el tradicional bloc de notas, registra tus ingresos y gastos en dos columnas distintas.

Primer problema serio: Identifica bien tus ingresos y gastos

Todo el trabajo de gestión del presupuesto depende de que tanto los ingresos como los gastos estén registrados en nuestro sistema. Por tanto, es imprescindible acotar de la manera más certera posible los gastos e ingresos fijos y variables. Para ver mejor como hacerlo, conviene echar un vistazo al vídeo de Gonzalo Bernardos "administración de los ingresos familiares".

3.- Identifica tus ingresos. Tus ingresos fijos son principalmente las nóminas o pensiones mensuales de las personas que traen el dinero a casa. Tus ingresos variables son, desde las pagas extraordinarias, las rentas de capital a cualquier otra fuente de ingresos puntual.

4.- Identifica tus gastos. Sigue la misma pauta que con los ingresos, y registra como gastos fijos todos aquellos que tengan una periodicidad mensual aunque varíe su importe, y deja como gastos extraordinarios todos los demás. Es muy importante ser muy escrupuloso en la grabación de los gastos para que el presupuesto sea creíble.

Y entonces sí

5.- Gestiona tu presupuesto.

Al hecho de tener registrados los ingresos y gastos mensuales o anuales de una grupo familiar se le llama balance. De esas dos cuentas (ingresos y gastos) se extrae una diferencia, que es el saldo y que, de ser positivo, nos permite valorar como buena la gestión de nuestra economía. De ser negativo, tendremos que reducir los gastos o bien, aumentar los ingresos, que suele resultar más difícil.

No te olvides...

Un buen consejo es que incluyas como gasto el dinero que quieres ahorrar para obligarte así a guardarlo. Puedes esperar a saber el balance y dedicar luego una parte del saldo al ahorro, pero entonces la decisión de darte un capricho con ese dinero será muy elevada y quizás te cueste más tomar la decisión de ahorrar.


ingresosgastospresupuestomensualesfijosgestiónregistradosvariablesahorrarsaldobalanceregistrasistemapautaspersonascuenta