CÓMO MEJORAR TUS FINANZAS PERSONALES

Finanzas personales

PRESUPUESTOS, SINCERIDAD Y TRABAJO EN EQUIPO, CLAVES PARA OBTENER LOS MEJORES RESULTADOS

Para mejorar las cuentas personales o familiares no hay nada mejor que establecer un presupuesto como el que desarrollamos en un post anterior "¿Cómo gestionar tu presupuesto familiar?", pero también debemos hacer nuestro ese 'mantra' tan conocido por todos como es el de no gastar por encima de nuestras posibilidades.

Igualmente, podemos aplicarnos una serie de trucos para reducir los gastos, que suelen ser la espada de Damocles de nuestra economía familiar. Algunas ideas para empezar a controlar nuestras finanzas son: eliminar lo innecesario (no te matricules en el gimnasio si sabes que no vas a ir) y reducir lo necesario (apuntarse al gimnasio pero sólo para las actividades que realmente podamos y queramos hacer).

También es importante tirar de efectivo para los gastos diarios el máximo tiempo posible y dejar el gasto a crédito para verdaderos imprevistos o para final de mes. Y, sobre todo, evitar o eliminar lo antes posible las deudas peligrosas, esas que provienen de impagos y generan más deuda.

La clave de cualquier previsión es la sinceridad

De nada sirve una buena intención a la hora de planificar las finanzas personales si no mantenemos una elevada dosis de sinceridad con nosotros mismos. No podemos, en ningún caso, ocultar u ocultarnos ningún gasto unos a otros. Es muy importante que impliquemos a todos los miembros de la familia en la necesidad de elaborar y cumplir a rajatabla los acuerdos del presupuesto.

Ya no se tratará sólo de sinceridad con nosotros mismos, sino para con la familia al completo. La carne es débil. Por eso es bueno que la mejora de las finanzas familiares sea un pacto entre todos, porque pensar en que los demás están renunciando a cosas que les gustarían a ellos nos puede ayudar a nosotros a cumplir con nuestra parte.

Además, un trabajo en equipo puede permitirnos pactar el nivel de consumo aceptable por todos y valorar si todos consideramos como necesarias las mismas cosas o hay distintas opiniones.

Trabajo en equipo

No siempre el cabeza de familia es el mejor contable o financiero. A veces, muchas, es la madre la mejor en esa función. En ocasiones, uno de los hijos o una persona mayor que viva con nosotros puede ser el mejor gestor. Elegir como responsable de las finanzas familiares a la persona con más voluntad, o a la más ahorradora puede ser también de gran ayuda.

Conviene recordar que el trabajo en equipo tiene una doble función a medio y largo plazo, como es la de educar a los más pequeños de la casa. La educación financiera comienza por ellos y además, permite que todo esto de los presupuestos lo vean como un juego y nos ayuden a los adultos a llevarlo mejor.

Por último, las alegrías son mayores si se comparten. Si el equipo familiar pacta un premio común a medio o largo plazo, el alcanzar ese objetivo reafirmará el buen trabajo de todos y apuntalará el ahorro a largo plazo como un compromiso que vale la pena.


finanzas trabajo equipo sinceridad personales familiares presupuesto familia plazo reducir gastos eliminar gimnasio