CÓMO VALORAR BIEN UN FONDO DE INVERSIÓN

Cómo valorar bien un fondo de inversión

CRITERIOS TÉCNICOS PARA ELEGIR BIEN UN FONDO DE INVERSIÓN SIN SER UN EXPERTO

Supongamos que ya hemos realizado el proceso previo de valoración de nuestro perfil de riesgo, necesidades financieras y establecido el objetivo temporal de nuestras inversiones, tras lo que hemos tomado la decisión de poner a nuestro dinero a trabajar en un fondo de inversión.

El primer impulso es el de mirar las rentabilidades pasadas de los fondos de inversión, para realizar una primera valoración. Suponemos que si el producto lo ha hecho bien en el pasado, lo hará bien en el futuro, pero no es tan fácil.

La rentabilidad no se mira solo en la evolución del fondo, sino en comparación con un índice representativo de su categoría y en un plazo suficientemente largo de tiempo (tres años mínimo). Sin embargo, con eso tampoco basta. Para elegir bien un fondo hay que mirar la rentabilidad, el riesgo y tener claras las comisiones, por lo que debes tener conocimiento de tu derecho de separación del fondo de inversión.

El rating de Morningstar

La firma Morningstar está especializada en fondos de inversión y ofrece a los ahorradores su propio rating basado en los criterios de rentabilidad, riesgo y comisiones de los fondos registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este rating valora con estrellas -hasta cinco- los fondos que se comercializan en Europa y se realiza a tres, cinco y diez años. Según explican, solo el 10% reciben cinco estrellas, el 22,5% cuatro estrellas, el 35% tres estrellas, el 22,5% dos estrellas y el 10% solo una estrella.

La firma advierte, no obstante, que su rating no debe ser el único criterio a la hora de decidirse por un fondo u otro, pero sí es verdad que nos aporta toda la información necesaria para entender un producto y una primera valoración sobre su potencial.

Como no todo el trabajo nos lo van a hacer otros, gracias a Morningstar podemos acceder a datos muy relevantes de un fondo, como son el Ratio de Sharpe, el Alpha y la Beta.

Ratio de Sharpe, Alpha y Beta

El Ratio de Sharpe pondera la volatilidad respecto a la media de la cotización de un activo y su rentabilidad. Cuanto mayor es el Sharpe, mayor es la rentabilidad por cada unidad de riesgo. Ratios de Sharpe por encima de 2 indican que los fondos son muy buenos. Para fondos de bolsa, un Sharpe sobre 1,5 es positivo.

Alpha es la habilidad del gestor a la hora de obtener buenos resultados, la parte que demuestra que es un buen profesional y se mide mediante un baremo rentabilidad-riesgo. Conviene huir de fondos con alphas negativos habituales. La gestión activa de un fondo debería siempre proporcionar alpha (un plus), porque un alpha alto se paga.

Beta es la variación de un fondo frente a su índice de referencia. Una beta por encima de 1 indica que el fondo sigue menos a su referencia (en subidas y bajadas) que otros de la misma categoría, por lo que puede ser un producto con una gestión más agresiva. Es, por tanto, otra medida de riesgo.


elegirfondo de inversióncriteriosmorningstarcnmvSharpeAlpha y Beta