CONCEPTOS RELEVANTES A LA HORA DE ENTENDER QUÉ AUMENTA Y QUÉ REDUCE NUESTRA CAPACIDAD DE AHORRO

tablet grafico

Podemos definir el ahorro como la negación del gasto. Desde un punto de vista financiero, ahorrar es guardar para el futuro la diferencia entre los ingresos que generamos y los gastos que nos permitimos.

Los productos que sirven para ahorrar tienen como objetivo la preservación del capital (no perder dinero). Cuando el ahorro tiene unos objetivos de rentabilidad o de crecimiento patrimonial se dice que es inversión.

Productos para generar ahorro

Cuentas corrientes: Son un producto bancario para gestionar las operaciones de ingresos y gastos. La remuneración del dinero es mínima y en muchos casos soportan comisiones por las gestiones efectuadas.

Cuentas de ahorro: También llamadas libretas de ahorro, se utilizan para guardar el dinero que no necesitamos en el día a día (liquidez). Remuneran al dinero más que las cuentas corrientes, pero no son interesantes como vehículo de ahorro.

Depósitos a plazo fijo: Son un dinero que el cliente presta al banco durante un tiempo determinado (12, 18 o 24 meses normalmente) y por el que recibe un interés.

Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS): Seguros de ahorro para las personas a las que les cuesta guardar parte de su dinero cada mes. Se trata de productos muy conservadores.

Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo (CIALP/SIALP): Un producto conservador que ofrece ventajas fiscales a cambio de una inversión a medio plazo (5 años) y para un importe máximo de 5.000 euros. Son la alternativa comercial a los depósitos bancarios de toda la vida.

Qué reduce tu capacidad de ahorro

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: El IRPF grava los rendimientos de capital que tengamos durante un año. En el caso de los productos financieros, su rentabilidad bruta (lo que nos paga el banco) sufre una retención porcentual a cuenta del impuesto. Luego podemos recuperar este dinero en la declaración de la renta (si viene al caso) pero las entidades están obligadas a realizar esta retención, con lo que el retorno de nuestra inversión siempre será menor.

Inflación: Es el incremento de los precios que sufren los bienes y servicios durante un tiempo determinado. Si el dinero no produce nada para compensar esta pérdida de valor, cuando lo recuperamos nuestra capacidad de compra es menor. Si ahorras para comprarte un objeto que cada día está más caro, o ahorras a un ritmo mayor o cada día lo tendrás más difícil. La inflación se mide por el IPC (Índice de Precios del Consumo) una cesta de la compra de una familia estándar durante un período de tiempo determinado.


ahorroproductosinversióncuentastiempoguardarrentaimpuestocapacidadcomprainflacióncuentaretencióndepósitosgastosingresos