LOS BONOS COMO ALTERNATIVA DE AHORRO A LOS DEPÓSITOS

Bonos

UN INVERSOR CONSERVADOR NO TIENE PORQUÉ REGALARLE EL DINERO A UN BANCO EN UN DEPÓSITO DE RENTABILIDAD CERO

Estados Unidos ya ha comenzado a subir los tipos de interés, lo que significa que los productos financieros de riesgo cero (depósitos, plazo fijo y cuentas remuneradas) ya pueden empezar a rendir algo.

En Europa, seguimos sin crecer lo bastante como para tener inflación subyacente, por lo que no hay previsión de subidas de tipos a corto plazo y no podemos esperar que los productos financieros sin riesgo nos den una rentabilidad aceptable.

Por tanto, para obtener algo de nuestro dinero con el nivel de riesgo bajo -nunca cero- tenemos que pensar en otras opciones. Hoy valoramos la posibilidad de invertir en bonos.

Similitudes

Por empezar por lo más fácil, recordamos que en ambos casos lo que hacemos es prestar dinero a la entidad con la que contratamos el producto y recibir una rentabilidad a cambio. En ambos casos, el interés se conoce con antelación y se recibe periódicamente hasta el vencimiento.

Por la parte de la recuperación del capital, en los dos productos se recibe el dinero al final del periodo contratado y se obtiene más interés por un plazo comprometido más largo. Ganas más con un depósito o un bono a dos años, que con uno anual renovado dos años seguidos.

La fiscalidad también es la misma, tanto para los cupones del bono como para los intereses obtenidos con el depósito.

Diferencias

En un depósito prestas dinero a una entidad financiera, en un bono, a una entidad pública o privada, pero no necesariamente bancaria.

El depósito es líquido porque si sales antes te penaliza (vía comisión de cancelación o vía empeoramiento del tipo de interés inicial pactado) pero el bono cotiza en un mercado, por lo que puedes vender sin comisión de cancelación o de penalización en el cupón.

Por el lado del riesgo, en el depósito asumes el 'peligro' de una sola empresa y un sólo plazo, mientras que con un bono puedes prestarle dinero a un gobierno o comunidad autónoma a distintos plazos o elegir en el mercado secundario un bono que ya cotice (y lo esté haciendo bien).


bonosdepósitosbancocajarentabilidadtipos de interés