PIAS O SIALP ¿CUÁL ME CONVIENE MÁS?

Pias o Cialp

PROS Y CONTRAS DE CADA UNO DE ESTOS DOS INSTRUMENTOS DE AHORRO A LARGO PLAZO

En otros apartados de esta misma web hemos explicado las características principales de los PIAS o Planes de Ahorro Sistemático y de los Sialp o Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo. Sin embargo, cuando los ahorradores hemos de tomar la decisión de elegir entre uno y otro, necesitamos un poco más de 'luz'.

De hecho, a simple vista, ambos productos se parecen mucho. Por ejemplo, en su garantía del 100% del capital invertido, o en su forma instrumental de un seguro de vida. Igualmente, Pias y Sialp tienen el mismo beneficio fiscal, que es el hecho de no tributar por los rendimientos percibidos.

Por último, ambos instrumentos precisan que la vida de la póliza alcance al menos los cinco años desde que sea creada hasta que se pueda recuperar el capital, ofrecen un interés garantizado y no permiten más que la contratación de un Pias o un Sialp por persona.

Diferencias entre ambos instrumentos

Las dos grandes diferencias entre ambos productos son el capital de la inversión y la forma de rescate, por lo que son los dos aspectos principales a la hora de decantarse por uno u otro.

Si miramos el capital desde un punto de vista anual, la aportación máxima en un Pias es de 8.000 euros, mientras que la del Sialp es de 5.000 euros. Sin embargo, la suma de todas las aportaciones en un Pias junto al interés generado por ellas no puede superar los 240.000 euros, mientras que no existe limitación en el Sialp.

En cuanto a la forma de rescate, el Pias obliga a convertir el ahorro final en una renta vitalicia, una pensión para que nos aclaremos tal y como tendremos la pensión pública, un poco cada mes, gestionado en este caso por la empresa gestora del Pias.

En el Sialp, en cambio, estamos obligados a recuperar el ahorro en forma de capital, pero esa renta podemos dejarla en manos de la entidad financiera que más nos convenga. Al ser un seguro, podemos ahorrar durante nuestra vida laboral con una firma de seguros, pero dejar que sea otra financiera, quizás especializada en rentas, la que gestione nuestro capital según nuestras necesidades en ese momento.

¿Y entonces?

El Sialp tiene la ventaja de que al no tributar, nos permite alcanzar un capital más alto durante el tiempo de ahorro, frente a los 240.000 euros que tiene como límite máximo el Pias.

Sin embargo, la parte fiscal a la hora de 'cerrar' el producto cambia a favor del Pias, pues el Sialp una vez recuperado el capital sí obliga a tributar por los intereses que se consigan con el capital mientras nos lo vamos gastando.

Por lo tanto, si la prioridad es un instrumento financiero que permita acumular más capital, la opción es el Sialp, aunque también nos obliga a empezar a ahorrar antes, puesto que las aportaciones dinerarias anuales son más reducidas.

Si la prioridad es la fiscalidad al final del periodo de ahorro y no tanto el importe total; o bien, lo importante es poder aportar más cada año porque tenemos menos años para ahorrar, la opción es el Pias.


piassialpcialpsegurosplanesjubilaciónahorrolargo plazo