PÍDELE A TU BANCO QUE TE AYUDE A AHORRAR

Ayuda banco

PRODUCTOS FINANCIEROS QUE PERMITEN AHORRAR A LOS QUE TIENEN MENOS FIRMEZA DE VOLUNTAD

En realidad, las entidades financieras sí tienen un servicio que puede ayudarnos a ahorrar. Sólo tenemos que hablar con ellas y explicarles nuestra necesidad. No se trata de un producto concreto, sino de una forma de hacer las cosas.

Muchas personas no ahorran porque no aplican la máxima del multimillonario estadounidense Warren Buffet de "No ahorres lo que te queda después de gastar... ¡Gasta lo que te queda después de ahorrar!" y suelen dejar al ahorro lo que han sido capaces de no gastarse en un periodo determinado.

Esta falta de disciplina y de planificación financiera puede tener unas consecuencias muy graves para el ahorro, pero tiene solución con una simple visita a la entidad financiera con la que trabajamos habitualmente. Estos consejos para maximizar tus ahorros pueden ser de tu interés.

Productos para los que no saben ahorrar

La mejor manera de ahorrar cuando no tenemos voluntad de ahorro es convertir esa necesidad en obligación. Si el objetivo es destinar el 10% de nuestros ingresos mensuales en ahorro, tenemos que buscarnos la forma de convertir ese dinero en un gasto fijo.

Así, como las entidades financieras tienen necesidad de pasivo (dinero de los clientes) y nosotros de una ayuda para retirar dinero de nuestra cuenta en el día a día y guardarlo de nuestros propios deseos, nuestros intereses y los del banco se unen y podemos llegar a un acuerdo con ellos.

¿Qué nos van a ofrecer? Un producto financiero que retire de nuestra cuenta mensual un importe determinado cada mes (cómodo para nosotros) a cambio de un compromiso de mantener el capital parado un tiempo concreto y acordado por ambas partes (cómodo para ellos).

Y las opciones pueden ser los Planes Individuales de Ahorro Sistemático o los SIALP. Ambos productos nos sirven, pero nos vamos a centrar en las posibilidades que nos ofrecen como depositarios de un dinero que obligatoriamente, nuestro banco va a retirar de nuestra cuenta cada mes.

PIAS y SIALP/CIALP

El PIAS funciona precisamente así: la entidad retira una cantidad fija cada mes y la destina al Plan. Para el ahorrador es cómodo si carece de voluntad y además, le obliga a no tocar el capital durante diez años (cinco tras la última reforma fiscal de Montoro) para que la tributación sea más favorable.

Sin embargo, existe una segunda posibilidad en algunas entidades financieras con la que obtendrás el mismo resultado: Son los CIALP o Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo. Funcionan igual que los PIAS en lo que respecta a la retirada del capital de tu cuenta cada mes y en el plazo de compromiso (cinco años).

La diferencia es que el CIALP sólo te permite cinco años de ahorro pues no se puede renovar, pero recuperas todo como capital, y el PIAS te obliga a recuperar lo invertido como renta vitalicia, por lo que es menos interesante si no están en edad de jubilación.

Recordar que existe la tercera opción que supone un SIALP y que, como es un Seguro, sí permite la renovación del dinero ahorrado más allá de esos cinco años.


financiero bancos productos necesidad obligación pias sialp cialp ahorrar