PRINCIPALES COMISIONES DE UN FONDO DE INVERSIÓN

Comisiones de un fondo de inversión

EL CAPITAL QUE SE VA EN LAS COMISIONES ES UN DINERO QUE NO VA A LAS INVERSIONES

Conocer las comisiones reales que cobra un instrumento financiero es clave para valorar las posibilidades de rentabilidad de ese mismo producto. Como dicen los expertos, el dinero que se pierde en comisiones es un dinero que no va a las inversiones, por lo que tiene una incidencia significativa sobre el retorno total. No en vano, en el perfil de las inversiones en fondos en España, la tributación y las comisiones son el talón de Aquiles.

Para conocer en detalle las comisiones y los gastos adicionales que deba soportar un fondo, hay que mirar el folleto informativo (DFI) que nos facilita la entidad gestora a través de la distribuidora, o que podemos consultar en los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De hecho, es obligatorio que la entidad financiera nos facilite el folleto simplificado y el último informe semestral antes de que compremos una participación. También, pero previa solicitud esta vez, el folleto completo y los últimos informes anual y trimestral publicados. Por eso es interesante que te familiarices con la información que verás en ellos conociendo los diferentes tipos de fondos y sus principales comisiones.

Comisiones más habituales

Según recoge la CNMV, las comisiones más habituales son las de gestión y depósito, que cobran la gestora y el depositario por su trabajo. Son comisiones implícitas, lo que significa que están deducidas del valor liquidativo del fondo (lo que se publica) y -precisamente por eso- son las menos visibles. La de gestión puede incluir además una comisión por distribución.

Quizás las más visibles sean las comisiones por suscripción y reembolso, ya que estas sí, son explícitas y se abonan cuando se realiza una de estas operaciones, normalmente como un porcentaje del importe suscrito o reembolsado, del que se deduce. Los usuarios lo entienden como una penalización y no siempre son conscientes de que aceptan esas comisiones, que son especialmente elevadas en los fondos garantizados. Es importante en ese sentido que conozcas bien las ventajas y desventajas de los fondos de inversión.

Existe también en algunos casos, la comisión de éxito, que cobra el gestor cuando alcanza ciertos niveles de rentabilidad en un periodo determinado.

Gastos corrientes o TER

Aparte de las comisiones, los fondos soportan otros gastos que reducen su rentabilidad. Se les llama gastos totales soportados (TER - Total Expense Ratio) y se expresan como un porcentaje sobre el patrimonio (total de gastos dividido por el valor liquidativo medio) y suelen incluir las comisiones de gestión y depositaría, los servicios exteriores y otros gastos de explotación.

El TER suele incluir además los gastos de mantenimiento de la sociedad gestora, incluyendo las nóminas de los gestores, asesores de inversiones externos, tasas de registro y regulatorias, los honorarios de la auditoría y de los asesores legales y profesionales. Sin embargo, no incluye los de corretaje ni los de tipos de cambio (divisas extranjeras).

Los costes de corretaje los cobra el operador con el que el fondo realiza la compra o venta de activos y varía mucho de un producto a otro. Los de cambio de divisa son poco transparentes y afectan a los productos que invierten en monedas distintas al euro.


comisionesfondos de inversiónrentabilidaddficnmvfolleto