PRINCIPALES INSTRUMENTOS DE AHORRO

Hucha cerdito

LAS OPCIONES MÁS CLARAS PARA AHORRAR SON LOS DEPÓSITOS Y PLANES DE PENSIONES. PARA INVERTIR, LOS FONDOS

Los tres principales instrumentos de ahorro son los depósitos bancarios, los fondos de inversión y los planes de pensiones. Si hablamos de ahorro, nos centramos en depósitos y planes y, si hablamos de inversión, en los fondos.

La diferencia entre ahorro e inversión es el riesgo que asumimos a cambio de una rentabilidad. Cuando el objetivo principal es la preservación del capital (una hucha) nos referimos a ahorro. En cambio, cuando aceptamos poner a nuestro dinero a trabajar, y anteponemos la rentabilidad (obtener algo) al riesgo (posibles pérdidas), hablamos de inversión.

La rentabilidad está asociada al riesgo y sólo a través de inversiones más inciertas, podremos obtener más beneficio de nuestro ahorro.

Depósitos bancarios

Son los productos más populares. También, los más sencillos y conservadores (seguros). El ahorrador cree que recibe una rentabilidad por dejar su dinero en la entidad financiera. Sin embargo, en realidad, el ahorrador recibe un interés por el dinero que cede al banco. Un depósito es un préstamo que le haces al banco durante un periodo determinado a cambio de un interés. Existe un compromiso por tu parte de no requerir el capital. De hecho, te penalizan si recuperas el dinero antes del plazo acordado. Puedes ampliar esta información con el vídeo de Gonzalo Bernardos.

Planes de pensiones

Los planes de pensiones son productos de ahorro porque el capital que metemos en ellos no se puede recuperar hasta la jubilación y disfrutan de beneficios fiscales. Su objetivo es incentivar el ahorro a muy largo plazo para evitar que al llegar la hora de la jubilación la renta disponible se limite a la pensión pública y se pierda por ello nivel de vida. El profesor Bernardos te amplía estos datos en un interesante vídeo.

Fondos de inversión

Son un producto financiero creado para la inversión; esto es, para obtener una rentabilidad mayor a cambio de un riesgo, en comparación con productos de ahorro sin riesgo como los depósitos bancarios.

En los fondos, un grupo de ahorradores coloca su dinero para poder diversificar mucho con un capital pequeño y deja la gestión del capital conjunto en manos de profesionales. Con ellos, un ahorrador es propietario porcentual de una cartera de activos con lo que puede beneficiarse de todos ellos pese a tener un capital reducido.

Existen tres grandes tipos de fondos de inversión según el activo que posean. Están los fondos de renta fija (activos de deuda pública y privada), los de renta variable (bolsa y otros activos cotizados, como las materias primas, etc.) y los mixtos, que amplían la oferta y mantienen una parte de la cartera en renta fija y otra en variable. Para saber más, no dejes de ver este vídeo de Gonzalo Bernardos sobre fondos de inversión.


ahorrofondosinversiónrentabilidaddepósitosplanescambiorentapensionesactivosgonzalobernardosahorradorproductosbancarios