PRODUCTOS FINANCIEROS: PLAN DE PREVISIÓN ASEGURADO PPA

PPA

UN PPA ES LA MEJOR ALTERNATIVA A UN PLAN DE PENSIONES TRADICIONAL PARA UN PERFIL CONSERVADOR

Un Plan de Previsión Asegurado o PPA es un producto muy parecido a un plan de pensiones tradicional, con la salvedad de que toma la forma de un seguro y que garantiza un interés determinado.

Su rentabilidad suele ser menor a la que se debería alcanzar con un plan de pensiones, pero ofrece una mayor seguridad a cambio. Debería compararse con un plan de pensiones de renta fija, pero recordando que la rentabilidad del PPA está fijada de antemano y la del plan no.

Igualmente, aunque los PPA son realmente un seguro, no sustituyen a un seguro de vida estándar porque en caso de fallecimiento del asegurado sus herederos recibirían sólo el capital aportado hasta entonces y un pequeño porcentaje compensatorio adicional.

Ventajas adicionales del PPA

Además de su rentabilidad garantizada y la posibilidad de que el capital pase a la persona designada por el ahorrador, las ventajas de los Planes de Previsión son la imposibilidad de ser embargados y sus incentivos fiscales.

Como ocurre con los planes tradicionales, las aportaciones se pueden deducir en la base imponible general del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) dentro de ciertos límites.

Un ahorrador puede tener más de un PPA, que le permite la libertad también de aportar cuando pueda o quiera, pues son flexibles en plazos y aportaciones.

Desventajas

Como en el caso del plan de pensiones tradicional, el principal inconveniente del PPA es su falta de liquidez hasta el momento de la jubilación, ya que el dinero que entra al PPA no puede salir hasta que llegue el retiro profesional o hasta que las aportaciones alcancen un mínimo de diez años.

Bien es verdad que la ley sí contempla la posibilidad de recuperar el capital antes de este plazo en algunos casos excepcionales como fallecimiento, desempleo de larga duración, incapacidad laboral permanente, gran invalidez, enfermedad grave o dependencia severa, pero no conviene contar con ello.

Personalmente, creo que la rentabilidad actual del PPA es tan baja (ligada a los tipos de interés oficiales) que no merece la pena contratarlo y los beneficios fiscales tampoco son atractivos si ya se está desgravando el ahorrador por una hipoteca.


ppaplanes de pensionessegurosrentabilidadseguridadfiscalidadliquidez