PRODUCTOS FINANCIEROS ¿QUÉ SON LOS PLANES INDIVIDUALES DE AHORRO SISTEMÁTICO (PIAS)?

Ahorro sistemático

PRINCIPALES VENTAJAS E INCONVENIENTES DE AHORRAR A TRAVÉS DE UN PIAS

Los planes individuales de ahorro sistemáticos (PIAS) son un producto de ahorro a medio plazo (hasta diez años) que, sin embargo, maximizan su eficacia si se convierten en un producto a largo plazo.

Los PIAS toman la forma de un seguro y su objetivo es el de obtener una renta vitalicia con el capital y los intereses alcanzados durante todos los años que esté en vigor.

Su principal ventaja en el medio plazo es su liquidez; esto es, que el ahorro puede ser recuperado en cualquier momento (cosa que no sucede en un plan de pensiones) pero se pagarían impuestos por el beneficio obtenido si la inversión no supera los diez años. Sin embargo, el PIAS está fiscalmente bonificado si se mantiene durante un mínimo de diez años.

Ventajas de los PIAS

Una de las principales ventajas de los PIAS es que te ayudan a ahorrar porque tu banco puede retirar de tu cuenta cada mes la cifra que tu le ordenes y te la pase al Plan sin que tengas que preocuparte de nada. Si eres un mal ahorrador, este producto puede ayudarte a ahorrar.

Por otro lado, es un producto líquido al que puedes recurrir en caso de imprevistos, y resulta muy interesante si estás pagando hipoteca y ya te desgravas el máximo posible, pues el plan de pensiones perdería así su principal atractivo.

Fiscalmente es muy ventajoso si se superan los diez años de ahorro y permite la opción de recuperar el capital total al final de este tiempo en forma de renta vitalicia.

Por último, al ser un seguro, con el PIAS y en caso de fallecimiento, es el ahorrador quien decide el beneficiario. Se trata entonces de un producto perfecto para familias en las que la diferencia de edad entre los padres y los hijos sea importante o para aquellas en las que alguno de los hijos sea dependiente.

Inconvenientes de los PIAS

La principal desventaja de este producto es que su máxima rentabilidad se obtiene a partir de los diez años y que no está fiscalmente bonificado hasta entonces. Las aportaciones al PIAS no desgravan.

No es un producto que te permita diversificar tu inversión, pues sólo puede contratarse uno por persona, y no es especialmente rentable, pues al ser un seguro, su principal objetivo es la preservación del capital.

Así, para conseguir un buen pellizco hay que tener un capital elevado, pues el producto en sí ofrece una rentabilidad baja al invertir mayoritariamente en activos de bajo riesgo y, por tanto, escasos retornos (renta fija). Y eso no es tan fácil, pues los PIAS no permiten aportaciones anuales superiores a los 8.000 euros o al 30% de los rendimientos netos de trabajo y actividades económicas, la que sea menor de las dos.


piasseguroahorrorenta vitalicialiquidez