PRODUCTOS FINANCIEROS SIALP

Productos financieros sialp

UN PRODUCTO PARA ESTIMULAR EL AHORRO A MEDIO PLAZO DE LOS MENOS ANIMOSOS

Uno de los últimos productos financieros en llegar al mercado son los Cialp, o Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo, también conocidos como Sialp o Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo, según la actividad de la empresa que los comercialice: banco o aseguradora.

Los Cialp nacieron de la última reforma fiscal, que creó los llamados Planes de Ahorro 5 (Ley 26/2014, de 27 de noviembre) y que engloban una nueva modalidad de ahorro a un plazo de cinco años.

Desde un punto de vista comercial, los Cialp son una alternativa a los depósitos bancarios de toda la vida y que con los tipos de interés tan bajos no son rentables. A cambio, el plazo del ahorro pasa de los doce meses del depósito a los cinco años. La clave es que su funcionamiento facilita el ahorro.

Ventajas y desventajas

Las ventajas fiscales del Cialp se producen sobre los intereses generados por este producto para un plazo mínimo de cinco años y un importe máximo de 5.000 euros.

Se trata de un producto poco líquido porque recuperar el capital antes de esos cinco años, supone perder las ventajas fiscales y sufrir una retención del 19% sobre los intereses.

Una ventaja adicional es que el Cialp es una cuenta bancaria en sí misma con lo que las comisiones se conocen. Un depósito siempre está asociado a una cuenta y el ahorrador se olvida de este coste.

Por último, no se puede tener más de un Cialp por persona y no garantizan por ley el 100% del capital invertido (85%) dado que pueden comprar activos de más riesgo que los depósitos.

CIALP o SIALP

Como dijimos antes, la denominación Cialp o Sialp depende de si lo comercializan un banco/caja o una compañía de seguros. En el primer caso, se trata de una cuenta normal y, en el segundo, de un seguro de ahorro, que suele incluir un seguro de vida.

Los Sialp permiten al final de los cinco años continuar con el ahorro si se transforma todo el dinero en un seguro de ahorro tradicional, mientras que los Cialp obligan al reembolso del capital al final de los cinco años.

Al tratarse de un seguro, en el Sialp, el tomador, el asegurado y el beneficiario deben ser la misma persona. En caso de fallecimiento, la prima que se abona son el capital invertido y los intereses acumulados hasta el momento.


sialpcialpahorrolargo plazoventajas fiscalessegurocuenta bancaria