PRODUCTOS FINANCIEROS: SOCIMIS

Socimis

LA NUEVA FORMA DE INVERTIR EN EL SECTOR INMOBILIARIO

En un país como España, en el que la cultura inmobiliaria es tan elevada, no podía faltar un producto financiero que canalizara las inversiones hacia el ladrillo.

Sin embargo, el fracaso que supusieron los fondos de inversión inmobiliarios había dejado un hueco que no había en otros países donde o bien sí había este tipo de fondos, o bien existían los REIT (Real State Investment Trust).

Así, hace relativamente unos pocos años, se encontró el vehículo de inversión adecuado para el mercado nacional en un híbrido entre las empresas inmobiliarias y los fondos de inversión inmobiliarios. Son las Socimis.

Qué es una Socimi

El término Socimi viene de Sociedad Anónima Cotizada de Inversión Inmobiliaria, una empresa que cotiza en el mercado bursátil y que tiene por actividad la compra, promoción y rehabilitación de inmuebles urbanos para su posterior alquiler.

En realidad, fue el enorme parque inmobiliario español el que incentivó la creación de las Socimis ante la necesidad de atraer capital estable a un sector que estaba cayendo en manos de las entidades financieras por las deudas que acumularon las empresas inmobiliarias.

Para evitar una nueva forma de especulación como la que se llevó por delante a las antiguas empresas inmobiliarias, las Socimis tienen que rentabilizar los activos a través del alquiler y no de la compraventa.

Limitaciones legales

A las Socimis se las exige que inviertan como mínimo el 80% de su capital en inmuebles urbanos que estén en alquiler. Además, para reforzar esta idea, el 80% de sus ingresos debe proceder del alquiler de esos inmuebles.

Para que nos entendamos, una Socimi tiene que elegir bien los activos que adquiere porque suponen más de las tres cuartas partes del total y debe conseguir, además, que estos alquileres supongan el 80% de su facturación. Las Socimis no sólo deben elegir bien los inmuebles que compran (capacidad de alquilarlos), sino que han de ser capaces de amortizar sus inversiones a través de ese alquiler.

Por otro lado, para que los inversores encuentren atractivo el riesgo-beneficio de este producto financiero, las Socimis están obligadas a repartir el 90% de las rentas que obtengan mediante el alquiler y un mínimo del 50% de lo que puedan conseguir con la compraventa de inmuebles en forma de dividendo.


socimiinversióninmueblesinmobiliarioreitalquiler