PUNTOS CLAVE DE LAS FINANZAS EN PAREJA

Finanzas en pareja

TRANSPARENCIA, SINCERIDAD Y MUCHA COMUNICACIÓN SON VITALES EN UNA RELACIÓN

Uno de los puntos de fricción en una pareja que empieza es la forma de gestionar las finanzas en común. Hay que tener en cuenta que la pareja necesita tiempo para consolidarse y que sus cuentas también precisan de un periodo de negociación y, luego, de adaptación.

Pasamos de gestionar de forma individual 'mi dinero' a gestionar de forma conjunta 'nuestro dinero'. Todo empieza en una cita en la que se pacta cómo se van a ir realizando los pagos (alternativamente o fondo común, por ejemplo) en la que se sientan las bases de las finanzas comunes.

A partir de ahí, las finanzas y la forma de entenderlas de cada miembro de la pareja pueden ser un punto de unión o separación tanto en el día a día como en los objetivos a medio y largo plazo. En este sentido, seguir unas pequeñas pautas o consejos puede ser muy útil.

Decisiones clave en la vida común

La transparencia y la sinceridad deben ir de la mano, por lo que es aconsejable ir conociendo las finanzas de la pareja en lo que tiene (ahorros e ingresos) y lo que se quiere (objetivos). Una piedra de toque pueden ser las primeras vacaciones juntos, en las que se establece qué y dónde se va a hacer, pero también el presupuesto necesario y, por tanto, se pacta un primer objetivo de ahorro común a corto plazo.

A partir de ahí, hay que acordar los gastos que seguirán siendo individuales y los que pasan a ser comunes y la forma de financiarlos, así como el acceso a las cuentas bancarias y a las facturas por parte de los dos.

Conviene hacer el esfuerzo de estar al día en la marcha de las finanzas y de tomar las decisiones de forma conjunta para evitar discrepancias. Todo pasa por una buena comunicación en la pareja que establezca un presupuesto, el nivel de efectivo disponible en la casa, las inversiones a medio y largo plazo, las domiciliaciones bancarias, etc.

Un paso más, el matrimonio

En realidad, si la pareja decide dar un paso en su relación, puede firmar un contrato matrimonial o una hipoteca. En ambos casos, la firma obliga a consolidar una relación que ya pasa a tener consecuencias fiscales para los dos.

La primera elección es la de casarse en régimen de gananciales (todo lo que se genera tras el matrimonio pasa a ser un bien común) o en régimen de separación de bienes (se mantiene la independencia económica de cada uno).

De la misma manera, según convenga cada año e independientemente del régimen matrimonial, las parejas pueden hacer una declaración de impuestos individual o conjunta.

La inversión más importante que realiza una pareja, más incluso que la de la vivienda, es la paternidad. Ser padres tiene unas consecuencias financieras muy importantes y exige tener muy claras las prioridades y responsabilidades de los dos. Un retoño es la principal inversión conjunta de una pareja y pondrá a prueba la solidez de nuestro presupuesto.


finanzas pareja común conjunta dinero objetivos pautas ahorros ingresos gastos presupuesto