¿QUÉ ES LA RENTA FIJA HIGH YIELD?

Renta fija high yield

La renta fija High Yield (alta rentabilidad en inglés) no es más que emisiones de deuda de las empresas privadas con calificaciones financieras (ratings) bajas, por lo que suelen ofrecer mayor rentabilidad que las emisiones con mejores notas, a cambio de un riesgo de impago más alto.

El proceso es el siguiente: Una empresa emite deuda para financiarse en el mercado primario, tal y como hacen las instituciones públicas. Una o varias agencias de rating valoran la calidad de la emisión y de sus avales (garantías), conforme a las cuales se le pone una nota.

Según esta nota, la deuda tendrá una calificación que le supondrá situarse en una categoría o en otra. Cuanto más bajo sea el rating, mayor es el riesgo de la emisión y, por lo tanto, mayor debe ser la rentabilidad ofrecida para atraer compradores.

Por qué invertir en deuda de alta rentabilidad

A pesar de que la deuda High Yield tiene un riesgo más elevado que la deuda 'normal', las estadísticas recogen que, al final, muy pocas emisiones corporativas terminan siendo impagadas, por lo que el riesgo no lo es tanto.

La ventaja de este producto es que ofrece una mayor rentabilidad que otras opciones dentro de lo que sería una inversión de renta fija, por lo que un inversor averso al riesgo de la renta variable (acciones), puede con esta deuda High Yield obtener un retorno atractivo sin cambiar su filosofía de inversión.

La mejor manera de invertir en este tipo de productos es a través de fondos de inversión, pues con poco dinero se puede alcanzar una diversificación importante al participar en diversas emisiones de distintas empresas, sectores, países o monedas.

Por qué no invertir en high yield

Una de las principales razones para plantearse la inversión en otros productos alternativos es el hecho de que el baremo riesgo/beneficio de la inversión en High Yield se acerca mucho al de las acciones, por lo que muchas veces es más interesante con ese nivel de riesgo, comprar renta variable que renta fija.

Si compras deuda porque tienes aversión al riesgo, no tiene sentido comprar deuda de alto riesgo. Para eso puedes plantearte comprar acciones defensivas (bajo riesgo) de alta rentabilidad por dividendo.

La posición ideal es hacerse con un fondo de renta fija que incluya emisiones de deuda de alta, media y baja calificación financiera, para asumir así unos riesgos más razonables y mejorar la rentabilidad final de la inversión.


deudarenta fijaalta rentabilidadhigh yieldratings