TRIBUTACIÓN Y COMISIONES, EL TALÓN DE AQUILES DE LOS FONDOS DE INVERSIÓN

Tributación y comisiones

Según la última edición del Global Investment Survey, una encuesta anual en la que participan 15.300 personas de 17 países diferentes y que realiza la gestora de fondos Legg Mason, el 34% de los encuestados en España afirma que sería necesario “un régimen tributario más favorable” para incrementar el capital asignado en fondos de inversión, el mismo porcentaje que afirmó que el factor clave sería poder contar con unas “comisiones más reducidas”.

El factor señalado en tercer lugar, “una mayor transparencia en las comisiones”, resultó ser determinante para el 32%, aunque resulta muy esclarecedor que el 30% respondiera que una mejor calidad de la educación financiera les invitaría a invertir más en fondos.

Otras respuestas a la pregunta fueron: Tener un mejor acceso a una amplia gama de productos disponibles a través de mi banco (25%), Más productos con inversiones iniciales mínimas más reducidas (20%) y Servicios independientes de asesoramiento financiero (17%).

¿Inversores conservadores?

Respecto a su tolerancia general al riesgo, más de las tres cuartas partes de los inversores españoles (76%) se consideran “algo conservador” o “muy conservador” a la hora de invertir a largo plazo. En concreto, el 36% de los inversores españoles describe su tolerancia general al riesgo como “muy conservadora”, el porcentaje más alto de entre todos los países europeos.

Así se explica que, de media, asignen la mayor parte de sus inversiones a activos líquidos (28,6%) y renta fija (15%). Sin embargo, el estudio también revela que los españoles son los inversores europeos con el mayor porcentaje de inversiones asignadas a “inversiones no tradicionales”, como por ejemplo las materias primas (casi el 10% de la cartera).

En cuanto a la distribución geográfica de sus activos, es destacable que algo más de la mitad de los inversores españoles (54%) cuenta con el 100% de sus inversiones en España. Este porcentaje les convierte, junto a los franceses, en los inversores que menos diversifican por región (el 55% de los franceses cuenta con el 100% de sus activos invertidos en su país).

Inversores ambiciosos

Pese a considerarse inversores conservadores, el estudio muestra que los españoles buscan obtener unos rendimientos altos de sus inversiones. De hecho, los españoles se sitúan entre los europeos que buscan mayores tasas de rentabilidad, con una media del 7,2% (solo superados por los suecos, que buscan un 7,87%). Sin embargo, la tasa media de rentabilidad que los inversores españoles perciben es, en realidad, del 4,88%.

Ahorrar dinero en efectivo (18%) y comprar un activo inmobiliario (18%) han sido las dos decisiones de inversión, tomadas en los últimos 10 años, de las que los españoles se sienten más satisfechos. Así son, junto con los italianos, los que más cómodos se sienten manteniendo sus ahorros en efectivo. Es interesante apuntar que haber adquirido un bien inmobiliario es la decisión con la que más satisfechos se sienten todos los inversores europeos.

La encuesta muestra, además, que la crisis financiera de 2007-2008 y la recesión posterior, aún condicionan las decisiones de ahorro e inversión de los inversores españoles. Tres de cada cuatro (74%) se muestran “algo condicionados” o “muy condicionados” por la crisis, lo que representa el porcentaje más elevado de Europa, junto con Italia.


tributacióncomisionestransparenciacalidadeducaciónfinancierafondos de inversión