VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LOS FONDOS DE INVERSIÓN

Fondos inversión

SON PRODUCTOS DE AHORRO A MEDIO Y LARGO PLAZO Y HAY QUE CONOCERLOS PRIMERO

Uno de los grandes vehículos de inversión para los ahorradores minoristas españoles son los fondos de inversión o cestas de activos que se compran en participaciones.

Estos Instrumentos de Inversión Colectiva (IIC) están gestionados por profesionales y obtienen su máxima eficiencia a partir de los tres años, por lo que se les considera productos de ahorro a medio plazo.

Su principal característica es también su principal ventaja, pues son el producto financiero que permite una mayor diversificación, dado que un solo fondo puede tener parte del patrimonio en distintos mercados (deuda y bolsa), países, sectores, y activos (materias primas, acciones, bonos, divisas, etc.). Por lo tanto, estos ahorradores que pasan a ser inversores y ponen su dinero a trabajar, deben tener clara la diferencia entre una gestión pasiva y una activa.

Otras ventajas

El hecho de que los fondos de inversión estén tan diversificados y el de que su gestión esté en manos de profesionales aporta una seguridad que no proporcionan otras inversiones. Además, están regulados por la CNMV y el Banco de España.

Por este mismo punto de la diversificación en varios activos, con un fondo se obtiene una elevada rentabilidad con una inversión reducida, pues el capital se beneficia de una economía de escala.

La fiscalidad es muy interesante porque permiten diferir el pago de impuestos hasta el reembolso de la inversión, por lo que si el dinero se traspasa de un fondo a otro, no paga tributos.

Aunque esto es España y no el Reino Unido o los Estados Unidos, se puede encontrar una interesante variedad de fondos en el mercado para ajustar la inversión a nuestras necesidades.

Otra de sus ventajas es la liquidez, pues el capital puede recuperarse en cualquier momento sin penalización (salvo en los garantizados), con un máximo de tiempo que ronda las 72 horas.

Desventajas de los fondos

Una de sus lagunas más evidentes es la de la liquidez. Son muy líquidos si los comparamos con planes o PPAs, pero poco líquidos si los comparamos con las acciones o los bonos.

Del mismo modo, su operativa a corto plazo no es posible porque esos plazos que decíamos impiden tener los precios de cotización al momento y la operativa siempre es a mercado cerrado.

También decíamos antes que no disponemos de la variedad de productos que disponen en otros países y, mal que nos pese, muchos de los mejores fondos no son españoles. Por lo tanto, pueden tener comisiones mayores y plazos de entrada más largos. No todos los fondos del mercado aceptan inversores particulares, pues están dirigidos solo a institucionales o grandes fortunas.

Por último, la gestión profesional de un instrumento de ahorro tiene un coste y hay que abonarlo vía comisiones. Cuanto más pesa la calidad de la gestión en un instrumento de ahorro, mayor es la comisión que se paga.


fondos de inversióndiversificaciónrentabilidadfiscalidadliquidezplazos