CÓMO ENCONTRAR UN BUEN SEGURO PARA HACER DEPORTE

Seguro para hacer deporte

CONOCER LOS RIEGOS DE TU PRÁCTICA DEPORTIVA ES CLAVE PARA ENCONTRAR LOS PRODUCTOS ADECUADOS

Como ya hemos dicho anteriormente en estas páginas, el mejor seguro no es el más barato, sino el que mejor cubre tus necesidades. Y cuando hablamos de deportes, la idea no cambia. Cada práctica deportiva tiene sus necesidades en materia de cobertura y es por ahí por donde debemos comenzar: conociéndolas para poder ahorrar.

En algunos casos, los seguros son obligatorios, pero en todos, son recomendables. La idea que solemos tener a la hora de valorar la necesidad de contratar un seguro para la práctica deportiva es si nos obligan a ello o no (federarse para deportes de competición) y la primera cobertura en la que pensamos es en el caso de una lesión, aunque existen muchos otros casos.

Así, muchas veces vamos a lo fácil, que es no tener seguro si no competimos o limitarnos a las coberturas que nos ofrezca la competición en la que participemos (carreras populares, por ejemplo). Como pensamos en pequeño, entendemos que una eventual lesión queda cubierta con la seguridad social y obviamos que los servicios de fisioterapia o rehabilitación en la sanidad pública son escasos. Por ello es importante que seamos conscientes de qué cubre y qué no cubre un seguro.

Mucho más que una lesión

Aún pensando en un seguro que nos1 cubra en caso de lesión ya decimos que conviene tener algo más que los servicios públicos de salud. Las federaciones suelen tener contratados los servicios de clínicas especializadas en deportes para las lesiones, cirugías, rehabilitaciones, fisioterapias, etc., que cubren las necesidades de cada deporte.

Además, hay que considerar las consecuencias que una lesión puede tener en nuestra vida laboral si nos vemos obligados a pedir una baja (accidente, incapacidad, etc.) y los costes que puede tener en cuanto a gastos de hospitalización o los costes de los medicamentos.

También hay seguros que nos permiten realizar chequeos previos al inicio de la práctica deportiva o periódicos (reconocimientos médicos), estudios podométricos (pisada), servicios de nutricionistas, planes de entrenamiento personalizado o entrenadores personales y seguros temporales para una sola competición.

Seguros en función del riesgo

Muchas estaciones de esquí ofrecen con el forfait un seguro que nos conviene tener en cuenta y los seguros de las federaciones también incluyen servicios del tipo descuentos en refugios de montaña, material deportivo, suscripciones a revistas, etc.

Sobre todo en deportes de riesgo, la necesidad de una ayuda exterior (rescates) supone un coste que las Comunidades Autónomas ya no cubren. Da igual si te sacan los bomberos, las Guardia Civil, etc. los pagas, porque muchas veces son ellos los que se juegan el bigote por salvarte a tí y son servicios muy caros (helicópteros, etc.) sobre todo porque a veces, el rescate más cercano no procede de España, sino de países vecinos.

Hay otras coberturas muy interesantes de este tipo de seguros deportivos como son el robo, la pérdida o la rotura total o parcial del material deportivo (bicicletas, esquís, etc.) la responsabilidad civil por daños a terceros, o la defensa jurídica en caso de accidente.

Aseguradoras hay muchas y la oferta es enorme, pero con dedicarle un poco de tiempo podremos hacer deporte de forma absolutamente segura, a bajo coste, y disfrutando de servicios que desconocíamos o que resultaban muy caros para los no asegurados.


segurodeporteriesgoscoberturaslesiones