¿CÓMO PRACTICAR UNA SOLIDARIDAD MÁS EFICIENTE?

¿Cómo practicar una solidaridad más eficiente?

Cuando llegan las fechas navideñas, por todo lo que implican, solemos comportarnos de una forma más solidaria. Sin embargo, como sucede después de grandes catástrofes naturales, a medida que éstas dejan de aparecer en los diarios, las olvidamos.

Recuerda que una solidaridad eficiente es aquella que no responde solo a unas fechas determinadas (Navidad) o a una necesidad puntual en el tiempo (catástrofes humanitarias) pues -como explican las propias ONGs- las donaciones son necesarias todo el año.

Así, del mismo modo que te ayudamos a que lleves unas finanzas más eficientes, en economiaparati.com queremos ayudarte a que practiques una solidaridad más eficiente. Para ello nos vamos a centrar en las ventajas fiscales que tienen las donaciones a ONGs legalmente constituidas.

Dona, sí, pero no dejes de leer antes este artículo en el que te explicamos cómo hacer que tu solidaridad sea más eficiente desde un punto de vista de tus finanzas familiares.

Las ONGs recuerdan que las donaciones son necesarias durante todo el año

La solidaridad impulsiva es ineficiente

Las donaciones desde los particulares proporcionan la mayor parte de los ingresos de las Organizaciones No Gubernamentales y son esenciales para la financiación y el sostenimiento de muchos de los proyectos sociales que se desarrollan por todo el mundo.

La campaña de Navidad es un periodo en el que las asociaciones reciben más donaciones que en el resto del año, razón por la cual recuerdan que la solidaridad es necesaria todo el año, pero también procuran convencernos de que existen otros aspectos que facilitan que nuestra solidaridad sea más eficiente.

Por ejemplo, la sexta edición de la Gran Recogida de alimentos que realiza en toda España el Banco de Alimentos ha conseguido en 2018 por tercer año 21 millones de kilos de alimentos recogidos.

Esta campaña constituye para los 55 Bancos de Alimentos de España su principal y más rápida inyección de productos para sus despensas. Sin embargo, durante el fin de semana que dura la campaña, solo se obtiene alrededor de un 15% de todo lo que se recoge al cabo del año.

Gracias a los alimentos recogidos en esta campaña, los Bancos de Alimentos disponen casi dos meses de alimentos para distribuir a través de las más de 8.100 entidades benéficas al millón y medio de personas desfavorecidas que atienden. Sin embargo, eso no es eficiente, porque muchos alimentos caducarán en esos tres primeros meses y otros, se agotarán antes de ese tiempo.

Los alimentos procedentes de la Gran Recogida en Navidad solo duran tres meses porque se reparten.

Se necesita una solidaridad más constante

Por tanto, con el ejemplo del Banco de Alimentos, puedes ver cómo las Asociaciones necesitan donaciones todo el año, pues solo cubren el 15% de sus necesidades anuales en diciembre, y porque los alimentos recogidos durante ese fin de semana solo aguantarán alrededor de tres meses, pese al llamamiento a la donación de productos no perecederos.

Las ONGs no pueden exigirte que te acuerdes de ellas todo el año o que dones productos no perecederos o con caducidades muy altas, pero te lo recuerdan porque necesitan una solidaridad continuada para poder desarrollar sus proyectos. Por eso, una de las donaciones más eficientes para ellas es el dinero, pues pueden utilizarlo para financiarse esos meses valle en los que la solidaridad decae o trasvasarlo a zonas donde las donaciones son menores.

Con este fin, el gobierno de España publicó la Ley 49 de 2002 sobre Incentivos Fiscales al Mecenazgo, que fue revisada en 2015, pues tiene por objetivo “compensar los esfuerzos de todas estas organizaciones para apoyar proyectos sociales y de interés general”. Con ella, donar a una ONG legalmente constituida tiene ventajas fiscales; es decir, que tus donaciones te desgravan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

La donación más eficiente es el dinero porque actúa como un comodín

La fiscalidad incentiva la solidaridad

La Ley recoge como posibles donaciones muchos ejemplos materiales e inmateriales (bienes y derechos) pero nos vamos a centrar en los más habituales, como son las donaciones en capital.

Así, puedes donar a fundaciones legalmente reconocidas con deducción fiscal hasta 150 euros al año. De ese capital, en tu declaración de impuestos de deducirías el 75%. Si dedicaras a la solidaridad un importe superior a esos 150 euros, podrías desgravarte el 30% del total.

Los dos aspectos clave para poder desgravarte por ese concepto es que dones a una asociación declarada de utilidad pública u ONG que cumplan con los requisitos de la Ley 49/2002 de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. La mayor parte de las asociaciones cumple con este trámite, pero si realizas una donación impulsiva pierdes esta ventaja fiscal.

El segundo aspecto clave es que la asociación a la que dones remita una declaración informativa en la que informa a la Hacienda Pública del importe de tu ayuda en un año natural para que puedas incorporarla a tu declaración de impuestos. De nuevo, si tu donación es impulsiva (anónima, por ejemplo) no puedes desgravarte por ella.

Puedes desgravarte por donaciones hasta 150 euros al año

Aunque la decisión de realizar una donación es tuya, desde economiaparati.com queremos recordarte que -si donas de forma planificada a una ONG reconocida- podrás beneficiarte de ventajas fiscales, al tiempo que facilitas su labor solidaria con la aportación de un dinero que pueden administrarse durante todo un año.

Además, para tus finanzas familiares, quizás Navidad no sea el mejor mes para ser solidario debido a los gastos que acumulas. Así, por ejemplo, puedes ofrecerte como voluntario al Banco de Alimentos para ayudar ese fin de semana de diciembre, pero realizar tu donación en otro momento en el que pueda ser más útil para ellos y factible financieramente para ti.

Como ejemplo, y por seguir con los bancos de alimentos, hoy siguen necesitando voluntarios. Ahora te necesitan para organizar de forma conveniente los millones de kilos recibidos. Entra en su web y estudia cómo puedes ayudar con un poco de tu tiempo. No te desgravarás esa ayuda, pero te sentirás mejor.


actualidad económicaeconomía domésticaahorroahorrarfinanzasfinanciaciónconsejos financierosconsejos