CONSEJOS PARA EDUCAR A TUS HIJOS EN LA CULTURA DEL AHORRO.

Consejos para educar a tus hijos en la cultura del ahorro.

Siempre es un buen momento para plantear a los niños nuevos retos y aventuras que les ayuden a madurar y educarse en nuevas materias.

De la misma manera que podemos proponerles un objetivo académico (como sacar buenas notas en alguna asignatura que no les guste) o deportivo (por ejemplo, subir de cinturón en judo), también es posible empezar una conversación sobre finanzas , aunque a su nivel.

De hecho, la vida está llena de oportunidades y situaciones de las que podemos aprovecharnos para comenzar a hablar de la cultura del ahorro con nuestros hijos.

Algunos ejemplos de cómo empezar.

1. Abre una cuenta bancaria a su nombre

Esta idea ya la desarrollamos en un post anterior , pero hay alguna cosa más que debes saber. Según los estudios, los niños que tienen cuentas bancarias a su nombre desarrollan mejor la cultura del ahorro al hacerse mayores . Y en España vamos un poco justos de eso .

Además, tener una cuenta de ahorro a su nombre les hace sentirse mayores e importantes, y en la mayor parte de los casos provoca que quieran saber un poco más sobre cómo funciona.

Esto puede darnos pie para avanzar en su educación financiera, aunque si el peque empieza a tener una suma relevante en su cuenta bancaria, es mejor que no lo sepa, porque no es bueno que lo vaya diciendo por ahí.

2. Establece con él/ella un objetivo financiero

Lo normal es que un niño se gaste la paga de los padres o los abuelos en un capricho inmediato. Por eso es conveniente proponerle un objetivo mayor como, por ejemplo, “ si lo guardas en tu hucha un mes tendrás ‘X’ dinero, con lo que te podrás comprar... ”. O bien: “¿Y no preferirías un nuevo ‘X’ dentro de un mes, que unas chuches ahora ?” Son pequeñas ideas que pueden ayudar al pequeño a ver los beneficios del ahorro a corto plazo.

De nuevo, los estudios demuestran que los niños (o chicos) igual que los adultos, ahorramos más y mejor si establecemos un objetivo que realmente nos guste .

3. Juega con ellos a juegos de finanzas.

No, no me refiero al Monopoly sino a algo más fácil, aunque las ventajas de los juegos en los que se utiliza dinero están ahí. La propuesta es preguntarle qué haría si tuviera una pequeña cantidad de dinero a su disposición . Por ejemplo: “ Si tuvieras 100€, ¿qué comprarías? ¿Te lo gastarías todo? ¿No ahorrarías nada?” Después podríamos aumentar esa cantidad: 1.000€, 10.000€, etc.

Se trata de que el niño explore sus opciones, establezca prioridades y le ayudemos a valorar lo posible y lo imposible . Estos juegos dirigidos por los padres son divertidos, ya que estimulan su imaginación, y ayudan a que los pequeños de la casa entiendan lo que cuestan las cosas.

4. Comparte estas iniciativas con la familia.

Los abuelos son muy buenos compañeros en esta clase de juegos, porque les permite participar de forma activa en la educación de sus nietos, a la vez que comparten buenos ratos juntos.

El hecho de proporcionar a los niños una pequeña paga (mensual o semanal) en vez de comprarles directamente algún capricho, es una ayuda maravillosa, ya que también permite que valoren esa asignación como una recompensa por haberse portado bien en casa o haber hecho sus tareas.

El objetivo es ayudar a los pequeños a alcanzar su sueño de comprarse algo (como por ejemplo una bici o un video juego) mediante el ahorro. Así evitamos regalos intrascendentes en un cumpleaños o comunión, y hacemos partícipes a la familia y amigos en este “lección” de educación financiera.

El objetivo es que el niño comprenda el valor de las cosas y descubra los beneficios del ahorro.

Una sorpresa maravillosa.

Lo mejor de todo es que muchos de estos chicos que ahorran con un objetivo deciden después no gastarlo . Siempre habrá un objetivo mayor, y el mero hecho de ver el dinero crecer ya es lo bastante emocionante. Cuando llegue ese momento, sabrás que lo has hecho bien como padre.

La cultura del ahorro es fácil de inculcar a los niños si la ven como un juego . Familiares y amigos también participarán encantados si entienden que se trata de educar y ayudar al niño. Y, lo más importante, habremos sembrado en ellos la semilla del ahorro, del valor de las cosas y de la cultura financiera .

Y cuanto antes empiecen a preocuparse por sus finanzas, antes sabremos que hemos criado a jóvenes maduros y responsables, preparados para gestionar sus activos en un futuro.

Por nuestra parte, seguiremos como siempre aportando ideas y explicando conceptos para hacer de la economía un tema cercano y entendible para todos.


actualidad económicaeconomía domésticaahorroahorrarfinanzasfinanciaciónconsejos financierosconsejos