CONSEJOS PARA VIAJAR BARATO ESTA SEMANA SANTA

Viajar barato en Semana Santa

TRANSPORTE Y ALOJAMIENTO, CABALLOS DE BATALLA PARA UN VIAJERO DE BAJO PRESUPUESTO

Dos de los aspectos del viaje en los que más dinero se nos va del presupuesto son el transporte (sobre todo si utilizamos el avión) y el alojamiento, donde ha habido una auténtica revolución en los últimos años. También supone un gasto el seguro de viaje, pero es algo que -según el destino- no debería suponernos la más mínima duda.

Desde un punto de vista financiero, la planificación y el presupuesto son los mejores consejos. Ahorra antes y deja los gastos imprevistos o de última hora para las tarjetas de crédito (procura viajar con margen financiero en ella) y controla los precios de la otra divisa si vas al extranjero. Cambia solo el dinero necesario y evita las empresas de los aeropuertos, que son más caras.

Una de las obviedades que no vas a poder cumplir es la de viajar fuera de las fechas señaladas para conseguir mejores precios, pues te vas en temporada alta, pero quizás puedas evitar los días de mayor afluencia según destino, pues la Semana Santa en algunas zonas de España va de jueves a domingo y, en otras, de viernes a lunes como en Europa.

Ahorrar en los vuelos

El precio de los vuelos se reduce en gran medida si los compras con antelación, ya que hablamos de fechas cerradas. Para ello, puedes darte de alta en los servicios de alertas de algunas web de viajes. También es importante buscar de incógnito en los comparadores de Internet o borrar las cookies (historial de búsquedas), para evitar que los buscadores sepan que buscas algo concreto, y te recomendamos visitar el anterior post de economiaparati consejos para operar por Internet tranquilo.

Si el vuelo es largo, acepta hacer escalas y, en la medida de lo posible, busca aeropuertos alternativos en ciudades como Londres, París o Nueva York donde hay esas opciones, pero estudia si el ahorro en el avión te compensa el precio del transporte hasta la ciudad. Si te cobran por facturar, no factures, lleva tu propia comida al vuelo y no aceptes pagar por elegir asiento.

Si el viaje es interior, compara los precios de trenes y autobuses y valora la opción de alquilar coche si no tienes, pero controla el kilometraje que vas a hacer. La opción del coche compartido es rentable para desplazamientos en Europa y la bici y tus piernas, las mejores para el turismo urbano. Ojo con las procesiones y los cierres de calles al tráfico, que pueden arruinar tus planes turísticos.

Ahorrar en el alojamiento

Dependiendo del destino, el presupuesto, la comodidad de cada uno o el número de personas que hagamos el viaje juntos, podemos recurrir a los establecimientos tradicionales (hoteles, hostales, albergues, etc.) para lo que Internet y los comparadores vuelven a ser la herramienta principal.

Pero si el presupuesto es bajo, hay muchas otras opciones además del camping. Alquilar un apartamento con cocina es interesante para una familia o grupo grande, pero alquilar una habitación es más adecuado para una pareja o viajero solitario (webs del tipo AirBnb). El couchsurfing o dormir gratis en una cama supletoria o en el sofá de un desconocido es muy económico, pero puede que sea un opción para valientes y se realiza por Internet.

En cualquier caso, en todas las ciudades existen zonas mucho más económicas en cuanto al alojamiento, y ciudades dormitorio donde podemos encontrar precios más reducidos por alejarnos del centro urbano. Ojo en ciudades como Venecia donde lo barato está lejos de la ciudad y el transporte en barco puede estropearnos el ahorro. También puedes cambiar tu casa a otro turista, si vives en algún lugar atractivo para él o ella.


viajarbaratosemana santaalojamientotransportecomida