DIEZ PASOS PARA MONTAR TU PROPIO NEGOCIO EN INTERNET

Negocio internet

CLAVES PARA ENTRAR COMO EMPRESARIO EN LA RED DE REDES Y NO PERDERTE POR EL CAMINO

Hemos llegado a un punto en el que casi todas las tiendas físicas necesitan un apoyo en la red, y en el que son muchas las tiendas virtuales que ofrecen productos y servicios a los que no desean desplazarse para realizar sus compras.

Tanto si es por necesidad como si es para mejorar lo que ya tienes, has de hay una serie de consejos imprescindibles para poder arrancar un negocio en Internet. Aquí te resumimos los pasos más importantes para entrar a competir en el comercio electrónico.

1) El primer paso que debemos dar es la valoración de si tenemos o no un buen producto o servicio, con demanda y un buen nicho de mercado. Si es nuevo o si mejora en algo lo que el mercado ya ofrece, si sus ventajas superan a sus inconvenientes y si el público potencial lo entiende.

2) Lo siguiente es también igual para una tienda física o virtual: necesitas dar con un buen nombre. La originalidad es vital porque entras en un mercado sin fronteras y tu idea inicial puede estar ya en uso en otro país. Escribe el nombre deseado en un buscador y mira qué te responde: si ya está en uso o si tiene alguna traducción inesperada en otro idioma (paloma, concha, etc.).

Siguientes pasos

3) La parte técnica es muy relevante. No te metas en charcos demasiado profundos. Busca un programa que entiendas, que se adapte a tus necesidades y un proveedor de servicios online y un hosting a la medida de tu presupuesto y requerimientos. Sondea el mercado y compara ofertas.

4) En este sentido, tampoco es recomendable que te vuelvas loco con diseños originales y vanguardistas. Las plantillas de algunos programas como Prestashop o Wordpress ya dan suficiente juego y son terriblemente funcionales en precio. Intuición y sencillez son vitales a la hora de diseñar un negocio virtual. Necesitas que el usuario llegue a donde tiene que llegar, no que se deslumbre con tu diseño.

5) El siguiente paso a realizar cuando el portal ya está en marcha son la promoción y la fidelización. En ambas dan mucho juego las redes sociales. Aprender un poco de Adwords para hacer un poco de publicidad o buscarse las habichuelas en las redes, la firma de los mails, páginas de opinión, etc., es muy importante. No dejes de darte de alta en Google para que tu nombre aparezca en el callejero y seas el primero de la lista en las búsquedas.

6) Y en cuanto a la fidelización de los usuarios, es fundamental dar motivos a los clientes para que vuelvan a usar nuestro site. Obtener su dirección mail y utilizarla con respeto y sin abusar es una herramienta vital para hacerles llegar ofertas periódicas, promociones especiales, bonos descuento o incluso premios.

Últimos pasos para que todo funcione

7) De puertas para adentro, es clave tener una buena organización del trabajo y unos objetivos razonables en plazo e importe. Para organizarse bien, es recomendable describir un correcto organigrama, asignando funciones y responsabilidades. La libertad horaria de Internet es un arma de doble filo, pues eres esclavo de tus clientes en una tienda que está abierta 24 horas al día.

8) Como en cualquier otro negocio, es muy recomendable tener un plan de negocio que refleje las etapas que seguirá el proyecto, el alcance y unos objetivos realistas a medio y largo plazo. Y en cuanto al salario, ha de ser variable en función de los gastos fijos y unos ingresos irregulares, al menos al principio.

9) Si vas a facturar en tu web, necesitas un sistema de pago que sea absolutamente fiable, lo que incluye certificados digitales para evitar fraudes. Estudia las opciones con tu entidad financiera y con especialistas online como Paypal. Es primoridial que tu portal sea fiable, para que tu comprador potencial pueda operar por Internet tranquilo.

10) Por último, si necesitas de la logística, busca un buen socio. Todo lo anterior es inútil si la recepción del pedido no es correcta en plazos o en forma.


onlineinternetproductoservicioredes socialesoriginalidadplan de negociocomercio electrónico