HERENCIA O DONACIÓN ¿QUÉ ME SALE MÁS A CUENTA CON MI VIVIENDA?

Herencia o donación

POR LO GENERAL, SALE MÁS BARATO HEREDAR QUE DONAR EN VIDA, PERO NO SIEMPRE ES ASÍ

La situación económica ha obligado a algunas familias a plantearse la forma de poder ayudar a sus miembros más perjudicados. Y muchas veces la única posibilidad real es la de repartir la herencia en vida, también conocida como donación.

Normalmente, esta situación se la plantean familias con hijos en problemas económicos, con discapacidades en alguno de ellos o en previsión de problemas a la hora de repartirse la herencia, y consiste en otorgar los bienes sin esperar al fallecimiento del propietario.

Sin embargo, hay dos grandes aspectos a plantearse antes de tomar una decisión: por un lado, los gastos fiscales, que cambian mucho de una comunidad autónoma a otra y, por otro, los aspectos jurídicos.

En líneas generales, una donación suele ser más cara que una herencia, porque el Impuesto de Donaciones y Sucesiones no está bonificado en todas las comunidades.

Aspectos relevantes

Quizás uno de los puntos más relevantes es que la donación tiene limitaciones. No se puede donar a una persona en vida más de lo que le correspondería al fallecimiento. Esto es así porque los demás herederos se verían perjudicados al reducirse la herencia legítima que les correspondería.

Otro aspecto muy importante, es que mientras que los bienes muebles pueden donarse de manera verbal o por escrito, los inmuebles exigen que se haga mediante escritura pública (unos costes más importantes).

También es clave conocer que con la donación se pierde la propiedad de inmediato, mientras que con el testamento se puede cambiar de opinión y rehacerlo, mientras el propietario esté en condiciones de realizar cambios.

Un último aspecto a considerar es que en una donación se pueden imponer condiciones. Se puede donar a cambio de cuidados en la propiedad o a la persona donante. Una persona que se ve camino de una demencia senil o alzhéimer puede donar a cambio de que ese pariente cuide de ella hasta el final. Algo parecido es la hipoteca inversa, un producto financiero diseñado para convertir una vivienda en propiedad en unas rentas sin perder la propiedad de la misma ni el derecho de utilizarla hasta el fallecimiento del titular.

Fiscalidad, la madre del cordero

Sin embargo, el punto más importante a valorar si conviene la donación o la herencia es el aspecto fiscal. Y este cambia, como hemos dicho, según la comunidad autónoma en la que se realice la herencia o donación.

Como regla general, se puede decir que en caso de herencia, los impuestos los paga el heredero, mientras que en el caso de una donación, los impuestos los paga el donante. Sobre todo en caso de viviendas.

En una donación, la persona que recibe ha de abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) correspondiente, y la que dona debe declarar la diferencia entre el valor del bien transmitido y el valor de adquisición.

No obstante, y como ya decimos que cada comunidad autónoma tiene la potestad normativa de decidir si favorece las donaciones o las herencias, conviene ponerse en manos de expertos fiscales que estudien cada caso de forma individual y aconsejen de la forma más favorable para cada caso.


herenciadonaciónimpuestosfiscalidadviviendavida