LAS SEIS COBERTURAS IMPRESCINDIBLES DE UN SEGURO CONTRA CIBERRIESGOS

Cobertura

EN OCASIONES, NO SE CONTRATAN CIERTOS SEGUROS PORQUE LOS USUARIOS DESCONOCEN QUE EXISTEN ESA POSIBILIDAD

Según un reciente estudio del Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad), el cibercrimen supone el 0,8% del PIB mundial y estima en unos 14.000 millones de euros el coste que supone para las empresas españolas. Sin embargo, eso no incluye a los particulares, quizás la parte mas débil de la cadena.

No en vano, Incibe asegura que a diario son atacados entre 100.000 y 120.000 equipos en España, lo que ha provocado un aumento de la preocupación entre los internautas y un repunte en la oferta de seguros contra ciberriesgos. Tanto es así que algunas aseguradoras afirman que ese fue el producto que más creció el año pasado y apuestan que también será el seguro del año 2018.

Aunque en economiaparati ya hemos realizado recomendaciones para operar en la red sin riesgos, como nuestros consejos para operar por internet tranquilo, hemos creído conveniente compartir la lista de la aseguradora estadounidense AIG con las seis coberturas básicas que debe contemplar un seguro contra ciberriesgos.

Características imprescindibles de un ciberseguro

En primer lugar, este producto debe tener una cobertura para la gestión de incidentes, que se haga cargo de los honorarios de asesoría legal e informática forense a la hora de gestionar, administrar y mitigar un incidente de seguridad de red o de privacidad. Descubre los principales problemas y algunos consejos para evitarlos en cómo tener una vida digital financiera más segura.

En segundo lugar, debe proteger los Datos y la Responsabilidad Cibernética, que serían las reclamaciones de terceros derivadas de demandas por un fallo de seguridad en la red del asegurado. Una especie de cobertura a terceros por errores propios. En diez pasos para montar tu propio negocio en internet, destacamos la importancia de disponer de un portal fiable para tus clientes.

También debe cubrir contra la ciberextorsión o protección ante las pérdidas resultantes de una amenaza de extorsión. Esto incluye rescates para poner fin a una extorsión, así como los honorarios de asesores especializados. Asimismo, sería recomendable que incluyera cobertura por la interrupción de la red o la pérdida de beneficios cuando su actividad se interrumpe o suspende debido a un fallo en la seguridad en la red.

Protecciones adicionales

Un quinto elemento que debe incluir un buen seguro de este tipo es contra el Fraude de Transferencia de Fondos, que sería la cobertura de la pérdida financiera resultante de transferencias electrónicas realizadas de manera fraudulenta tras un ciberataque.

La sexta y última recomendación es que tenga cobertura para una respuesta ante inspecciones y sanciones regulatorias derivadas de un uso indebido, control o proceso de datos personales, un aspecto cada vez más relevante y no siempre bien controlado.

Además de estos seis puntos básicos, las aseguradoras ofrecen también el acceso 24 horas, los siete días de la semana, a un equipo de expertos en la gestión de ciberincidentes y otros servicios adicionales de coberturas ante Interrupciones de la Red, fallo de Sistemas, incidente de Datos Electrónicos o Hacking Telefónico.


navegarinternetseguridadcoberturasincibe