MOTIVOS PARA RESCINDIR EL CONTRATO DE ALQUILER

Rescindir el contrato de alquiler

LA DEMANDA DE VIVIENDA HACE PLANTEARSE LA CONVENIENCIA DE RESCINDIR VIEJOS CONTRATOS DE BAJO PRECIO

>En los últimos años, la demanda de vivienda en alquiler ha crecido de forma sustancial, por lo que muchos arrendadores se han planteado la necesidad de cambiar de inquilinos y ofrecer su vivienda a otros con precios más altos. Sin embargo, el casero no puede rescindir el contrato de alquiler sin un motivo.

Tanto si alquilas vivienda como si vives de alquiler, puedes verte ante la tesitura de la rescisión de un contrato de alquiler. Por ello, te conviene conocer los motivos con los que puedes o pueden justificar el fin de un acuerdo de arriendo.

Lo más importante es recuperar el contrato que se firmó en su momento entre las dos partes y valorar las condiciones que se estipulaban en el mismo. Debería recoger por escrito las obligaciones para propietario e inquilino así como las excepciones, si las hubiera.

Si se tratase de un alquiler vacacional, como arrendador además te convendrá estar al día con la tributación de sus rendimientos: los alquileres de segunda vivienda están en el punto de mira de hacienda.

Principal razón: Necesita la vivienda o vence el contrato

El principal motivo para justificar el final de un contrato de alquiler es la necesidad de recuperar el uso de la vivienda para el propietario o para un familiar suyo de primer grado, pero ha de ser verdad, y demostrarlo. Porque, si no es así, el inquilino podría volver a la vivienda y exigir el pago de los gastos de desalojo.

El propietario debe utilizar el inmueble como vivienda habitual en un máximo de tres meses desde la extinción del contrato, salvo que se justifiquen razones de fuerza mayor. Y para que se pueda realizar esta operación, tiene que haber transcurrido al menos un año desde la firma del contrato, y ha de comunicarse al inquilino con -al menos- dos meses de antelación a la fecha en que se le pide la salida.

La segunda razón para terminar la relación es el final del contrato de arrendamiento. La normativa vigente marca tres años para el contrato de alquiler. Una vez pasados, el propietario puede rescindir el contrato. Lo relevante es que el inquilino tiene derecho a permanecer todo ese tiempo, aunque se haya pactado un plazo inferior. A partir de ese periodo, casero e inquilino pueden negociar una prórroga o bien un nuevo contrato. Tras vivir una situación así, si eres arrendatario a lo mejor puedes plantearte si te interesa más alquilar o comprar.

Impagos del alquiler

Otro de los motivos más lógicos que permiten al dueño cancelar el contrato son los impagos. Es cierto que no existe un periodo concreto, pero si se da el caso de impago de dos mensualidades consecutivas o tres alternativas en el mismo año, ya puede haber motivo para rescindir el contrato. Esta es una posibilidad por la que te podría interesar saber cómo contratar un seguro de impago de alquiler. www.economiaparati.com/categorias/ahorro/como-contratar-un-seguro-de-impago-de-alquiler

El propietario debe comunicar al inquilino que existe esa deuda y establecer un plazo razonable para que la abone, pasado el cual podría iniciar la demanda judicial.

Existen otras razones que justifican, a priori, la rescisión de un contrato. Serían el impago de la fianza y de sus actualizaciones, el subarriendo sin el consentimiento del casero (ojo a los alquileres parciales para uso turístico), realizar obras o modificaciones en la vivienda (sin permiso), o realizar actividades molestas, nocivas, peligrosas o ilícitas, si bien esto último pasara necesariamente por los tribunales.


viviendaalquilercontratorescindirmotivos