¿QUIERES INVERTIR? TE CONTAMOS CÓMO EVITAR LOS CHIRINGUITOS FINANCIEROS.

Evitar chiringuitos financieros

DESDE 2006 LOS SUPERVISORES EUROPEOS HAN DETECTADO UNAS 4.500 EMPRESAS DE ESTE TIPO

El auge de la inversión a través de Internet ha impulsado el nacimiento de firmas de servicios de inversión que operan sin autorización y pueden ser sólo una tapadera para hacerse con el dinero de sus víctimas. Para que nos hagamos una idea, sólo la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el regulador español ha informado de 300 de estas firmas desde 2006.

La CNMV recuerda que estas sociedades “son peligrosas, porque en la mayoría de los casos la aparente prestación de tales servicios es sólo una tapadera para apropiarse del capital de sus víctimas, haciéndoles creer que están realizando una inversión de alta rentabilidad".

El Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) ha publicado un artículo de Javier Niederleytner, profesor de nuestro Máster en Bolsa y Mercados Financieros, en el que se ofrecen seis consejos a seguir antes de contratar los servicios de una firma financiera.

Nadie te puede dar mucho beneficio con bajo riesgo

Uno de los primeros consejos es el de desconfiar de las rentabilidades elevadas seguras, hasta el punto que "debemos huir cuando nos ofrecen rentabilidades muy altas sin apenas riesgos", según el profesor. Siempre conviene desconfiar de las sociedades o productos financieros que realizan este tipo de promesas.

Un segundo consejo es el de desconfiar de las entidades domiciliadas en el extranjero. Lo normal cuando se ofrecen servicios de inversión en España es tener oficinas físicas en nuestro país o comercializar sus productos a través de terceros, como los fondos de inversión. Si no es así, lo aconsejable es evitarlas, por si acaso.

En tercer lugar, en caso de duda, lo mejor es comprobar que la firma cuenta con autorizaciones legales, para lo que debe figurar en los registros de la CNMV y del Banco de España. La CNMV cuenta con un registro público de las entidades autorizadas a ofrecer servicios de inversión y también con una base de datos de posibles chiringuitos financieros.

No todos son chiringuitos, pero...

Que operen por Internet no las convierte en chiringuitos, pero hay que entender que si no están registradas en alguno de los países de la Unión Europea el riesgo es mucho mayor. Para ello también recomiendan pedir información escrita sobre la inversión y la empresa que la ofrece.

Un tema un poco más genérico, pero que nos puede hacer dudar, es que nos presionen para que tomemos una decisión. No es que nos insistan para que probemos su plataforma, por ejemplo, sino que nos presionen para que hagamos una inversión; eso nos debería hacer dudar.

Un último punto muy relevante es el consejo de no invertir en productos que no entendemos. Nosotros recomendamos no invertir tampoco con herramientas que no entendemos. Las empresas legales nos ofrecen formación sobre productos y herramientas y nos advierten sobre sus peligros. Si operamos apalancados con instrumentos del tipo ETFs, CFDs, opciones binarias, o si operamos sobre activos muy volátiles (criptodivisas) y perdemos dinero, es culpa nuestra, no de la firma.


chiringuitosfinancierosestafafraudepeligroriesgo