TRES TIPOS DE PRESUPUESTOS PARA PONER TU VIDA FINANCIERA EN ORDEN

Tipos presupuesto

DIETA DE LIQUIDEZ, PRESUPUESTO PORCENTUAL Y PRESUPUESTO SUMA CERO, COMO OPCIONES PARA MEJORAR NUESTRAS FINANZAS

Aunque es cierto que poner barreras estrictas a nuestro dinero no es tan divertido como gastar lo que queremos cuando lo queremos, desde economiaparati.com siempre hemos abogado por los presupuestos como la mejor manera de controlar nuestras finanzas y te hemos dado los mejores consejos para maximizar tus ahorros.

No hay que olvidar que mantener el control de nuestro dinero es la mejor manera de evitar que nuestro dinero nos controle a nosotros y que gastar es la mejor forma de no poder ahorrar o invertir en el futuro. Para ello, es necesario tener conocimiento de las claves de la planificación financiera. Aquí dejamos tres opciones para poner nuestra vida financiera en orden:

1. Dieta de liquidez

La mejor forma de utilizar esta herramienta es calcular primero tu cash flow, o la diferencia entre el dinero que entra en casa y el que sale cada mes, incluyendo lo que se va para el ahorro. Y la mejor forma de hacerlo es saber cómo gestionar tu presupuesto familiar.

Como pagas la mayoría de tus facturas por domiciliación, lo que has de hacer es empezar a pagar en efectivo en tu día a día el resto de los gastos. Divide tu presupuesto libre mensual en semanas y ese será tu presupuesto para esos siete días. Conviértelo en efectivo y no lo superes.

2. Presupuesto porcentual

También se le conoce como el presupuesto del 50/20/30 porcentual, pues se basa en el mejor uso posible de tus ingresos. El 50% de tus ingresos se va a gastos fijos mensuales (facturas fijas, alquileres, hipotecas, etc.), el 20% es para ahorros e inversiones y el 30% se iría a gastos flexibles (comida, gasolina, entretenimiento, vacaciones, etc.)

Aunque este sistema de porcentajes es flexible, lo importante es no manipularlo tanto como para reducir el ahorro -por ejemplo- al 5%, porque tus gastos fijos son del 70% y no deseas recortar a menos del 25% tus gastos flexibles, pero sí es importante revisarlo si tu salario aumenta o tu deuda disminuye.

3. Presupuesto zuma cero

Este presupuesto ya es algo más complicado y no es fácil para novatos, pues requiere disciplina y un buen trabajo previo. El objetivo de este sistema es doble: por un lado, utilizas los ingresos del mes pasado para pagar los gastos de este mes. Por otro lado, le asignas a cada euro una función.

Es un sistema ideal para autónomos y todo aquel que tenga rentas variables, pues utilizar los ingresos del mes pasado para los gastos del mes en curso impide que caigas en el sobregasto. Para que funcione, lo ideal es contabilizar tus gastos un par de meses antes de empezar y, luego, asignarle a cada euro una función o gasto fijo.

El objetivo es 'gastar' cero en situaciones innecesarias cada mes. No se trata de gastar todo lo ingresado tampoco, pues hay que incluir ahorro como una categoría del gasto o, mejor dicho, como un salario para nosotros mismos. Una hoja de excel o algunas apps financieras nos pueden ayudar a llevar las cuentas controladas en el día a día.


presupuestoliquidezceroporcentualfinanzas