¿TU SEGURO TIENE VEHÍCULO DE SUSTITUCIÓN O DE CORTESÍA?

Vehículo de sustitución

SI LO TIENES POR CONTRATO, DEBES EXIGIR UN COCHE LOS DÍAS QUE EL TUYO SE QUEDE EN EL TALLER

Las empresas de seguros tienen muy claro este concepto porque se trata de un servicio premium que pueden ofrecer a algunos clientes de forma promocional o que -normalmente- contratan los usuarios que lo necesitan. Sin embargo, hay personas que desconocen la existencia de este servicio o, lo que es peor, lo pueden tener contratado y no lo utilizan cuando llega la hora.

A las aseguradoras les interesa que los términos se confundan porque de esta manera pueden ahorrar mucho dinero, pero su funcionamiento es muy simple:

Cuando tu coche va al taller concertado y los mecánicos te informan que te quedas sin vehículo un par de días, se abren tres opciones: Si tienes vehículo de sustitución en contrato, la aseguradora te pone un coche igual al tuyo a coste cero durante los días que el tuyo esté inmovilizado. Dos, puedes no tener vehículo de sustitución, pero el taller te ofrece un vehículo de cortesía. O tres, no tienes vehículo de sustitución contratado, y el taller no te puede o no te quiere ofrecer un vehículo de cortesía.

Sustitución o cortesía

El equívoco viene porque cuando el conductor deja su coche en el taller concertado y sale conduciendo un vehículo no sabe si se trata de una cortesía del taller o una obligación/cortesía de su compañía de seguros.

Es verdad que uno de los acuerdos del concierto entre la aseguradora y el taller contempla la obligación de un trato preferente a los asegurados y que incluye una cierta prioridad para que los éstos accedan a los vehículos de cortesía que tenga el taller.

Sin embargo, es el propio taller quien decide cuántos vehículos de cortesía tiene y a quién se los deja. No suelen trabajar con una única aseguradora y es imposible que tengan vehículos para todos los clientes, vengan de donde vengan. Por tanto, tu no puedes exigir una cortesía del taller; sólo solicitarla.

¿Qué hacer?

Pedro tiene un vehículo especial para poder trasladar a su prole al colegio porque son familia numerosa. Como no puede permitirse quedarse sin coche, contrata el vehículo de sustitución con su aseguradora. Cuando su coche se queda en el taller avisa a su compañía de seguros, que pone a su disposición inmediatamente un automóvil con las características que tenía el suyo. Pedro lo exige porque lo tiene en contrato y porque sabe que los talleres no tienen en cortesía vehículos especiales como el suyo.

María tiene en su primer año de seguro como promoción el vehículo de sustitución. Su coche se queda un par de días en el taller. María no sabe que tiene derecho a salir conduciendo un vehículo parecido al suyo y el taller no dispone de vehículo de cortesía en ese momento. María se va en autobús.

Lo importante es saber siempre qué servicios te incluye tu seguro y ajustarlos a tus necesidades. Contrata vehículo de sustitución si no puedes quedarte sin coche unos días. Y si no lo tienes contratado, llévalo a un taller concertado y solicita vehículo de cortesía, por si tuvieran alguno disponible.


vehículosustitucióncortesíaseguroscontrato