CONSEJOS PARA CONVIVIR CON LAS TARJETAS

Tarjetas de crédito

BIEN UTILIZADAS, LAS TARJETAS SON UNA HERRAMIENTA MUY ÚTIL PARA NUESTRAS FINANZAS

Las tarjetas de crédito son una magnífica oportunidad de apuntalar nuestras finanzas si las utilizamos con racionalidad y conocemos bien las claves para sacarles el mayor partido.

En otro post ya explicamos su funcionamiento (Productos financieros: Tarjetas) así que aquí vamos a incidir en la necesidad de conocer mejor lo que debemos y no debemos hacer cuando las utilicemos.

Lo primero que debemos hacer es hablar con una entidad emisora de tarjetas y valorar las ofertas (cuota anual, pago mensual, red y beneficios adicionales). El primer año la cuota anual suele ser gratuita, pero conviene saber el precio a partir de entonces. El pago recomendamos que sea siempre total a fin de mes y la red, Visa o Mastercard, para que se pueda utilizar en el mayor número de lugares y el coste sea aceptable.

Los beneficios adicionales tienen que ver con la posibilidad de que con un consumo mínimo anual el coste sea cero o que una parte del consumo nos bonifique compras o facturas. No siempre ha de ser un banco o caja quien emita nuestra tarjeta.

Utilice las tarjetas con cabeza

Las tarjetas permiten un pago aplazado, pero no perdonan nada. Lleve al día las compras realizadas con dinero de plástico y evite los olvidos. Del mismo modo, independientemente del límite de gasto que le ofrezca la entidad emisora, márquese un límite de gasto usted mismo.

En caso de aplazar un pago por necesidad, estudie primero el coste de los intereses de la tarjeta y valore la opción de financiar esa deuda con un crédito externo, pues puede salir más a cuenta.

Valore la opción de que la tarjeta de crédito familiar sea la misma para los dos cónyuges para que las compras por este medio se racionalicen y no se nos vaya el presupuesto un mes porque cada uno ha decidido darse un extra.

Por último, controle el coste anual y el mes de pago de la cuota de mantenimiento y piense seriamente si le interesa una tarjeta premium más cara (oro, black, etc.) o le basta una normal.

Seguridad ante todo

Los principales temores que genera el dinero de plástico son el fraude, la pérdida o el robo. Nunca acepte el pago a través de bacaladeras (siempre datáfonos) o que se lleven la tarjeta con ellos. Que venga la máquina a su mesa o se haga la operación donde usted pueda ver siempre su tarjeta.

Elija un pin o número secreto que no tenga relación con fechas fáciles y nunca lo lleve encima apuntado en ningún sitio. Le recomiendo que lo tenga apuntado en su casa en un 'libro de claves' que sólo usted conozca.

Guarde en su móvil el número de teléfono de emergencias de su entidad emisora o de la red emisora de la tarjeta y mantenga a buen recaudo los justificantes de pago hasta que los vea correctamente reflejados en el listado de gastos de su tarjeta (online o papel).

Revise la cuenta de su tarjeta online de vez en cuando y si no reconoce o recuerda algún gasto, avise a su entidad financiera. Mejor reconocer un gasto realizado y olvidado que encontrarse un intento de fraude.


finanzastarjeta de créditocuota anualvisamastercardconsumopago aplazadodinero de plástico