CÓMO FUNCIONA UNA CALCULADORA DE PRÉSTAMOS.

Seguros para evitar disgustos financieros por nuestras mascotas

Cuando nos planteamos la necesidad de solicitar un préstamo es porque ya sabemos que con el capital disponible no podemos alcanzar el objetivo deseado. Antes, la única forma de saber cuánto dinero y en qué condiciones podríamos conseguirlo era acercarnos a una entidad financiera y pedir un presupuesto. Pero eso era antes.

En la actualidad basta con conectarse a Internet para obtener una primera idea de lo que nos van a ofrecer . Si buscamos una calculadora de préstamos y ajustamos las cifras a nuestras necesidades, obtendremos una idea muy aproximada de cuánto tendremos que pagar cada mes y durante cuántos meses.

En un artículo anterior ya te explicamos cómo se utilizaba un simulador de préstamos a nivel técnico, basándonos en la herramienta del Banco de España, y teniendo en cuenta los tres datos clave necesarios para poder obtener un resultado: capital, plazo de amortización e interés.

Hoy nos vamos a interesar por algo aún más básico: saber si estamos en condiciones de afrontar o no una operación de este tipo gracias a una calculadora de préstamos.

Quiero saber si puedo o no devolver un préstamo.

Puesto que ya sabemos el importe del capital que necesitaremos, lo más relevante para nosotros no es el tipo de interés, sino el importe de las cuotas que tendremos que abonar. Al fin y al cabo, sabemos lo que necesitamos, pero también lo que podemos destinar cada mes al pago de esa deuda.

Por eso, la parte más importante de un préstamo de cierto capital es la cuota mensual que se nos queda. Si vas a comprarte una vivienda, lo que necesitas saber es el importe de cada letra mensual. Si crees que puedes afrontar la cuota en un plazo de veinte años, no solicitas una hipoteca a 25 o 30 años. ¿Verdad?

Por el contrario, si la calculadora ya te indica que la cuota de un préstamo a devolver en veinte años supera tus posibilidades mensuales, tendrás que valorar la opción de hipotecarte a 25 años o más.

La parte más importante de un préstamo de cierto capital es la cuota mensual resultante.

Ahorras tiempo y es confidencial.

Con una calculadora y dos datos, obtenemos la incógnita de la ecuación, el dato que nos permitirá saber si podemos o no firmar un préstamo. Ya no solo es cuestión del tiempo que ahorras al estudiar la operación en casa, es la posibilidad de poner el foco en lo que de verdad importa sin tener que dar explicaciones a nadie.

No es que las comisiones o el tipo de interés de tu préstamo no sean relevantes, que lo son. Es que ya sabes a qué te enfrentas y puedes empezar a comparar ofertas comerciales sabiendo cuáles son tus límites reales de una forma sencilla y fiable.

Con una calculadora de préstamos centras tu atención en lo que realmente importa.

A tu medida.

El siguiente paso sería acercarte un poco más a la realidad y utilizar una calculadora más exacta. ¿A qué nos referimos? Pues, por ejemplo, a la calculadora de préstamos Cofidis .

Dependiendo del importe solicitado descubrimos un resultado ajustado a mercado, ya que directamente nos ofrecen el cálculo asignado al producto que mejor se ajusta a nuestras necesidades financieras.

Pero lo demás, funciona como el resto de calculadoras: la herramienta nos facilita un resumen del préstamo si introducimos el importe total y la mensualidad que nos resulta más cómoda. Con la diferencia de que esta calculadora también nos facilita información sobre los tipos de interés aplicados, además del número de cuotas.

La calculadora de préstamos de COFIDIS nos proporciona un resultado ajustado a mercado, con los tipos de interés aplicados, número de cuotas y el producto que mejor se ajusta a nuestras necesidades.

En definitiva, una calculadora de préstamos es una forma rápida y sencilla de saber si podemos o no obtener un dinero prestado en las condiciones más beneficiosas para nosotros sin complicarnos con cálculos adicionales.

Desde aquí os recomendamos encarecidamente su uso, ya que, como comentábamos, son muchos sus beneficios:

- Ahorras tiempo y molestias de desplazamiento.

- La propuesta es confidencial.

- Centras tu atención en lo que importa.

- Recibes una oferta a tu medida.

- Puedes comenzar a comparar ofertas comerciales desde el primer momento.

De todas formas y siempre en caso de duda, antes de tomar cualquier decisión consulta con tu entidad financiera. Ellos te orientarán sobre si realmente estás tomando la decisión más acertada.

Y recuerda que en economiaparati.com seguiremos acercándote cada semana lo último en economía contado de forma clara y sencilla.


actualidad económicaeconomía domésticaahorroahorrarfinanzasfinanciaciónconsejos financierosconsejos