ES MEJOR ENDEUDARSE AHORA CON LOS TIPOS DE INTERÉS BAJOS

Endeudarse tipos bajos

ES MOMENTO DE PEDIR UN CRÉDITO PERO NO UN PRÉSTAMO

Algunas personas se preguntan si con los tipos de interés bajos es más interesante solicitar un crédito, si es el mejor momento para pedir dinero prestado. La respuesta no es un sí o un no, sino un tal vez, porque no todos los productos de crédito permiten beneficiarse por igual del precio del dinero.

Teniendo en cuenta que los tipos de interés están a sus niveles más bajos de los últimos años, los productos de crédito que ofrecen un interés referenciado a ese dato deberían estar más asequibles ahora, pero eso no es del todo cierto. Porque las entidades financieras compensan la caída de sus márgenes financieros con comisiones, y los bajos tipos de interés con diferenciales más altos.

Así, no es momento de hipotecarse o de pedir un préstamo a largo plazo, pero sí de endeudarse con un crédito a corto o medio plazo. Ahora explicamos los motivos.

No te hipoteques en estos niveles

Las hipotecas están referenciadas al tipo de interés oficial (precio del dinero) a través del Euribor. Por tanto, en estos momentos los intereses que cobran los préstamos hipotecarios son bajos. Sin embargo, hay dos factores que reducen el atractivo de una hipoteca e invitan a la cautela.

Por un lado, en un préstamo hipotecario a 15 o 20 años, no importa tanto el nivel de los tipos de interés en el momento de la escritura (hoy) como la tendencia de los tipos en el tiempo. Con los intereses en mínimos, la referencia hipotecaria (Euribor) sólo puede subir, con lo que tus pagos mensuales sólo pueden crecer en cada revisión. Te contamos más sobre qué es el Euribor.

Por otro, los bancos y cajas compensan la caída del margen financiero con un diferencial más alto. Así, pueden cobrar Euribor más dos puntos porcentuales, por ejemplo, cuando antes de la crisis cobraban Euribor más un punto porcentual. Esta variable impide que te aproveches de los tipos de interés más bajos y convierte tu hipoteca en un lastre a medio y largo plazo.

Aprovéchate de los créditos baratos

Los créditos al consumo son productos financieros a corto y medio plazo. El tipo de interés que cobran suele ser fijo o variar muy poco, pues su plazo de amortización es reducido. Normalmente son más altos que los hipotecarios porque suponen un mayor riesgo para la empresa que presta el dinero, pero este interés también depende del precio oficial del dinero. De esta manera, los créditos ofrecen ahora un interés muy bajo (en torno al 6% en algunos casos) que los hace muy interesantes sin el temor a una subida de tipos en el medio y largo plazo.

Por resumir, los bancos impiden que los beneficios de los bajos precios del dinero lleguen a los ahorradores porque han aumentado el diferencial que cobran en las hipotecas. Además, como los tipos subirán tarde o temprano, los préstamos hipotecarios que se contraten hoy serán un lastre mañana porque ese diferencial es para toda la vida del préstamo.

En cambio, las empresas financieras ofrecen bajos tipos de interés a corto y medio plazo, por lo que recogen ahora el bajo precio del dinero en sus intereses y las subidas de tipos no les afectan.


créditopréstamointeréstiposbajoseuriborhipotecariosdiferencial